Actualización N° 194

2 comentarios
Actualización cargadita de amor, damos la bienvenida a los nuevos relatos y autores!!

Comenten hasta que le sangren los dedos!! 

HoMin / MinHo:
-10 años Cap. 7

SuMin / MinSu:

JaeMin / MinJae:
-Novio secreto Cap. 6
-Lovestrong Cap. 1 [NUEVO TWOSHOT]

Parejas Varias:
-El pasado nunca muere [MinSu & YunJae] Cap. 6
-El príncipe de los bárbaros [MinSu & YunJae] Cap. 6
-Insano [JaeChunSu, YooSu, ChunJae] Cap. 9
-¿Es porque soy el menor? [Changmin x Minho x Kyuhyun x Jonghyun] [NUEVO ONESHOT]
-You are everything I've been looking for [HoMin, JongMin, ChangKyu, EunHae, KyuHo] Cap. 5
-La luna para ti y el sol para mi [YunJae, JaeMin, YooSu] Cap. 3
-Starry Night [MinJae & Minsu] Cap. 1 [NUEVA SERIE]

RUKI...

Starry Night

1 comentarios


Título: Starry Night
Autor: All_Miel
Pareja: MinJae, Minsu.
Género: Slash, Lemon, Romance, Infidelidad, AU.
Extensión: Serial. 
Estado: En Proceso.
Advertencia: Ninguna.
Reseña: Debido al accidente que les cambió la vida a ambos, Changmin y Junsu se adaptaron a una vida en conjunto, a pesar de hacerlo por las razones equivocadas, ya se acostumbraron a ella. Pero Changmin nunca se imaginó, que una inesperada visita, despertaría lo que creía ya no necesitaba.

----

Starry Night - Cap. 1

2 comentarios
¿Un fantasma?
Los leves rayos del sol entrando por la ventana con la cortina ligeramente abierta lo despertaron, por un momento de desorientación pensó que se había quedado dormido, pero en seguida recordó que era sábado e intentó seguir durmiendo, pero al darse vuelta en la cama se percató de que Junsu ya estaba despierto y con una sonrisa en sus labios.
- Buenos días, ¿Cómo dormiste?- Le preguntó, dándole un beso en la frente como todas las mañanas.
- Bien, pero desperté hace un rato y no pude seguir durmiendo, ¿y tú?
- Bien, si quieres intenta dormir un poco más y yo prepararé todo, así cuando despiertes podrás tomar desayuno aquí, ¿qué te parece?- Terminó de decir esto, con una sonrisa.
- Pues me parece que soy el hombre más afortunado del mundo. - Devolviéndole la sonrisa, a quien había sido su novio por más de un año. Changmin no tardó en levantarse para preparar el desayuno y comenzar con las tareas cotidianas.
Pero Junsu no quiso intentar dormir, sino que continúo pensando. Después del accidente que lo dejó en sillas de ruedas, creyó que el mundo se le venía encima, en esos momentos solo quería cerrar los ojos y no volverlos a abrir jamás, pero nunca se imaginó que con la paciencia, apoyo y sobre todo el cariño que le hacía sentir su amigo de infancia y ahora novio, lograría salir adelante y recuperar las ganas de vivir. Pero sobre todo no lo imaginó, porque Changmin también había resultado con su vida destrozada en ese fatídico día, pero esa capacidad de resiliencia es lo que siempre había admirado de él.
Cuando eran niños siempre se sintió querido y protegido por su mejor amigo, cuando se metía en problemas en casa o en el colegio siempre lo ayudaba a salir de estos, también con las materias en que le iba mal o no le gustaban porque eran muy aburridas, Changmin siempre con la mayor paciencia del mundo le intentaba enseñar y explicar lo que no entendía, por lo que desarrolló un cariño muy especial, que naturalmente con el tiempo se transformó en algo más. Se asustó mucho cuando se dió cuenta de sus sentimientos, porque estaba seguro que su amigo nunca lo vería con otros ojos, ya que Changmin nunca mostró indicios de que le gustaran los hombres, y además en la época escolar comenzó a tener citas, las cuales no comentaba mucho con Junsu, ya que éste no preguntaba, por obvias razones. Junsu lo agradecía secretamente, ya que le dolía mucho cuando le contaba que lo habían invitado a salir o cuando él quería invitar a alguien  -estas ocasiones eran muy pocas- ya que recuerda unas dos o tres veces en las que Changmin quiso invitar a alguna chica a salir, ya que era muy exigente, lo que más le interesaba es que la chica fuera divertida e inteligente y según Changmin las mayoría de las chicas de su colegio no cumplían con esos requisitos. Por su parte Junsu, tuvo una nula vida amorosa en su época escolar, las chicas nunca lo atrajeron y no conoció a ningún hombre que le gustara aparte de Changmin, por lo que su primera pareja la tuvo recién en la universidad, después le siguió una sucesiva cantidad de hombres que nunca pudieron interesarle lo suficiente, por lo que ya estaba resignado a que siempre estaría enamorado de su mejor amigo. Por eso, hasta el día de hoy, a pesar de estar juntos todo este tiempo, sigue creyendo que su mejor amigo y novio, no le corresponde de la misma manera. Es inevitable pensar así, ya que lo conoce por muchos años y puede ver en sus ojos la culpa y el dolor que solo en contadas ocasiones, por accidente ha mostrado.  Además su relación, si lo piensa bien, no ha cambiado mucho desde que eran amigos, porque a pesar de ser pareja, nunca han podido llevar la relación al nivel físico, ya que Junsu además de la movilidad, también perdió sensibilidad en su tren inferior. Por esta razón, Junsu le propuso un día, que él podía ayudar a Changmin con sus necesidades, pero después de un momento de estupefacción Changmin se negó rotundamente, le dijo que era muy injusto que solamente él pudiera disfrutar si llevaban su relación a un nivel más íntimo, por lo que nunca más volvieron a hablar del asunto. Esto le preocupa mucho, porque Changmin es un hombre muy joven y viril, por lo que se siente culpable de quitarle este aspecto tan importante en una relación de pareja, a un hombre tan lleno de vida.
Desde un principio, no quiso aceptar lo que le ofrecía Changmin, porque estaba convencido que lo hacía por culpa y remordimiento, aunque no tenía por qué sentirlo, pero conociéndolo, era obvio que se iba a sentir responsable por el accidente y sus consecuencias, además de eso, no quería atarlo de por vida a alguien que nunca le podría dar lo que se merecía  y por último, todo lo que implicaba cuidar a un discapacitado, por lo que le tomó muchos meses aceptar la propuesta de Changmin. Éste también habló con sus padres, quienes al principio se opusieron, ya que ellos querían cuidar de su único hijo, pero Changmin insistió tanto, hasta que finalmente los convenció y terminaron aceptando, además sabían hace tiempo lo que Junsu sentía por su mejor amigo, así que lo apoyaron y le agradecieron enormemente a Changmin por querer tanto a su hijo.
Junsu no se arrepiente del rumbo que tomó su vida y a pesar de todo, está más que contento por la decisión que tomó y estaba seguro de que Changmin lo quería a su manera y que tampoco se arrepentía de los sacrificios que hizo y hasta ahora hace para ayudarlo y cuidarlo. Un poco agotado por tanto pensar, Junsu finalmente logra conciliar el sueño, para descansar un poco más.
Luego de la rutina diaria del fin de semana, que incluía el desayuno en cama, ayudar a Junsu a realizar ejercicios pasivos en sus extremidades inferiores, asearse, vestirse y acomodarse en su silla de ruedas, estaban en la cocina, disfrutando el delicioso almuerzo que solía preparar Changmin los fines de semana, uno especial que se caracterizaba principalmente por ser muy abundante, cuando sintieron unos ruidos de motor y descarga en las afueras de su casa.
-¿y esos ruidos?-Preguntó Changmin, levantándose de su asiento.
Junsu seguía masticando y en cuanto terminó pudo contestar- Nuestra vecina iba a recibir una visita.
-¿Qué visita?- Preguntó Changmin desde la ventana no logrando ver mucho a esa distancia, solo un camión y algunas personas descargando unas maletas.
-Creo que te conté, su nieto que vive en Seúl la viene a visitar por un tiempo, le quería dar una sorpresa así que le avisó ayer.
-¿El nieto del que siempre habla?-Pregunta Changmin regresando a su asiento.
-Sí, ese mismo – Contesta Junsu con una sonrisa. – Estaba muy feliz cuando me lo contó.
- Según ella, tú lo conociste cuando eran muy pequeños y me dijo que en cuanto se conocieron, se odiaron –Continúo Junsu, riéndose.
-Ehh ¿y porque nos llevábamos mal?- Pregunta con mucha curiosidad Changmin. Ya que las veces que su amable vecina habló de su nieto con él, nunca mencionó algo como eso.
-Lo confundiste con una niña y él se enojó tanto que te hizo la ley del hielo y jamás quiso jugar contigo, y por lo mismo tú lo odiabas. En esa época habían muy pocos niños por estos lados, así que cuando ella te contó que su nieto llegaba de vacaciones, estabas muy feliz de conocer a alguien de tu edad, pero cuando lo viste, primero te sentiste estafado, porque según tú no era un niño si no una niña y luego de eso te enojaste aún más, porque no quería jugar contigo.- Siguió riéndose Junsu.
-¡Vaya! No tenía idea, porque nunca me lo habrá contado. -Dijo Changmin también riéndose.
-Bueno, ella habló ayer conmigo y se acordó de esa historia, además que cuando habla de él, es siempre de lo lindo que es, como le va en el trabajo y de cómo le manda cartas a la antigua cuando ya nadie hace eso, ella se dedica a contar cuanto lo quiere, aunque a veces ni se dé cuenta, ¿sabes?, hasta siento que lo conozco desde hace tiempo.-Mientras Junsu hablaba, no podía quitar la sonrisa de su rostro.
Al ver esto, Changmin no pudo evitar sentirse tremendamente agradecido de su encantadora y amable vecina, por la compañía, ayuda y cariño que le ha brindado a Junsu desde el primer momento que llegaron a su hogar.
Esa casa, que actualmente se encuentra equipada y acondicionada para facilitarle el acceso y entregarles más comodidades a Junsu, fue el hogar de su infancia, dónde vivió con sus padres y hermanas. Pero para comenzar sus estudios universitarios tuvo que mudarse a la capital, una vez terminó su carrera, obtuvo de inmediato un trabajo importante en la empresa del padre de unos de sus amigos de universidad. Esto no duró mucho porque tuvo lugar el accidente que cambió sus vidas para siempre. Sus padres ofrecieron esta casa, ya que ellos ahora vivían en el extranjero por el trabajo de su padre y la casa estaba casi abandonada y aceptaron todas las remodelaciones sin ningún problema, por lo que una vez estuvo todo listo comenzaron su nueva vida.
-Pero, porque trae tantas maletas si viene de visita no más.- Preguntó Changmin, luego de ver lo que parecía más una mudanza que una simple visita.
-No lo sé, pero cuando venga a invitarnos para presentárnoslos lo sabremos. Ahora acompáñame al patio, quizás logremos ver algo desde ahí.
-Desde cuando eres tan curioso.- Dijo Changmin, de todas formas igual ayudó a Junsu con la silla y se dirigieron al patio, porque en el fondo también tenía curiosidad de conocer al adorado nieto de su vecina. Las casas estaban separadas por muy pocos metros, pero la entrada principal quedaba más cerca al área lateral a su entrada por lo que no se lograba ver mucho desde su posición.
De todas formas fue en vano, porque ya habían terminado, por lo que volvieron a entrar a la casa para terminar el almuerzo que dejaron olvidado.
                                                          ____________________________
-¡Qué feliz estoy de verte! Estás cada día más lindo.-Dijo su abuela abrazándolo fuertemente y con una enorme sonrisa, que no se la quitaba nadie desde que recibió la llamada de su único nieto contándole de que la iba a visitar.
-Como que lindo, ¿no querrás decir más guapo y atractivo?- Dijo el adorado nieto de la amable mujer, mostrando un puchero que definitivamente lo hacía ver más lindo.
-Por supuesto, lindo, hermoso y atractivo. –No se detenía en alabarlo la adorable anciana, pero con un dejo de travesura en sus halagos
-Así está mejor, pero Abue, ¿hermoso?
-Sí, el hombre más hermoso del mundo.
-Está bien, lo acepto pero si tu aceptas que eres la abuela más hermosa también.
-Por supuesto que lo soy, para tenerte a ti como nieto, tengo que ser la abuela más hermosa.-Dijo la abuela, causando la risa de ambos.
Jaejoong volvió a abrazar a su abuela sin querer soltarla, la había extrañado muchísimo, ya que hace más de un año no la veía y definitivamente el teléfono y las cartas no eran suficientes.
Como su único nieto, de pequeño su abuela lo consentía mucho, pero a pesar de eso Jaejoong nunca fue un malcriado, principalmente  porque sus padres lo educaron muy bien, así que cuando iba dónde su abuela, le encantaba escuchar sus historias y comer todo lo que le preparaba, sobre todo le encantaban las historias de su abuelo, ya que a pesar de su muerte prematura hace muchos años, su abuela adorada aún lo extrañaba. Por esto es que Jaejoong, siendo un soñador, cuando fue adolescente, se propuso encontrar a alguien que lo amara de la misma forma en que se amaron sus abuelos. Primero tuvo novias, pero no lograba sentirse del todo bien con ellas, no lo entendía muy bien, hasta que un día conoció a un compañero de universidad, quien sería su primer novio, todo fue nuevo e increíble, realmente se sintió enamorado, pero finalmente se tuvieron que separar, porque él era extranjero y tuvo que regresar a su país. Desde ese momento comenzó a tener parejas pasajeras y no pudo conocer a nadie que le gustara de verdad, hasta que apareció la peor decepción amorosa que ha tenido en sus 27 años de edad. Por lo tanto se puede decir que no ha tenido mucha suerte en el amor, de hecho ya está creyendo que el amor no existe y que lo de sus abuelos fue sólo la excepción que confirma la regla, por lo que el romance en estos momentos definitivamente se encuentra fuera de su vida.
Así que esta visita además de ser una oportunidad de disfrutar de la más tierna abuela - y hermosa por supuesto - del mundo, también aprovecharía para relajarse y liberarse de todo lo malo que le ha ocurrido en estos últimos meses.
-Tu cuarto está listo, así que te instalas y bajas de inmediato para que comas algo, veo que estás muy flaco.-Dijo su abuela tocándole sus abdominales.
-No me acabas de decir que estoy más guapo.- Reclamó Jaejoong aguantándose las cosquillas que le estaba provocando su abuela.
-Claro que sí, pero te conozco y estoy completamente segura que no te estás alimentando bien.- Pues su abuela sí que lo conocía, porque estaba con menos apetito estos días, realmente su abuela lo asustaba cuando se mostraba preocupada y sabía que pronto lo comenzaría a interrogar del porqué de sus pocas ganas de alimentarse y sabía que más temprano que tarde le contaría todo y realmente no quería hablar de su fallida y patética vida amorosa, al menos no todavía, finalmente con un suspiro se dirigió a su habitación.
Le encantaba que su abuela mantuviera su cuarto igual, tenía la misma decoración de cuando era niño, el mismo color en las paredes, las mismas fotos, su estante de libros, las lámparas, todo en conjunto, le traía muy lindos recuerdos. Se dió cuenta que faltaban las cortinas, pero seguramente su abuela compró unas nuevas y por eso aún no las coloca o bien quería que él la ayudara con eso. Comenzó a sacar su ropa de las maletas y acomodarlas en el armario, siempre fue un amante de la moda, por esa razón, siempre que salía de viaje llevaba consigo casi todo su armario, lo que implicaba acarrear muchas maletas, una de las cosas que siempre su ex le criticaba.
- ¿Por qué me tengo que acordar de él ahora?- Se propuso dejar de pensar en él, así que eso iba a hacer. Como había sido un viaje largo, prefirió tomar una ducha rápida antes de bajar a comer con su abuela, por lo que tomó un par de toallas y se dirigió al baño.
                                                                   ______________________
Luego de terminar su almuerzo, Changmin se dirigió al taller del segundo piso, el que acondicionó luego de las remodelaciones, ese era un lugar especial para él, ya que cuando se siente muy agobiado, cuando siente que no puede más con el peso que lleva en sus hombros, va a esta especie de refugio y logra a través de unos de sus pasatiempos favoritos –la pintura-liberar sus emociones y transmitirlas en sus lienzos, o a veces le bastaba con dibujar en sus cuadernos, siente que si no fuese por esta especie de liberación que consigue al desconectarse del mundo y la realidad, se volvería loco. De todas formas esta siempre ha sido su forma de “superar” sus problemas, evadiéndolos y dejando que todo pase solo y ni siquiera a las personas que ha dejado entrar a su vida, incluyendo a su familia, han conseguido entrar en este muro que ha creado entre el resto y él. Sus padres lo atribuyen al accidente y han dejado que sane a su manera, no queriendo agobiarlo y tratando de estar siempre presentes cuando los necesite, en cuanto a Junsu, quien al parecer lo conoce mejor, sabe que esta parte de él, de querer aislarse la ha tenido siempre, por lo que intenta no molestarlo cuando se encuentra en ese lugar.
El taller tiene todo para ser un sitio placentero, un sillón grande y cómodo, un estante con libros y un pequeño equipo de música, con los materiales muy bien ordenados-ya que Changmin es un maníaco del orden- y una calefacción adecuada, lo hacen un refugio perfecto.
Al acercarse a la ventana para correr las cortinas y que entre el hermoso sol de este primer día de verano, Changmin cree tener una visión en la casa vecina, justo en la ventana observa una silueta de un hombre delgado y de torso perfecto, o eso es lo que a él le parece desde esa distancia, abdominales delicadamente delineados, cintura estrecha y de un color blanco como la nieve, Changmin pestañeo varias veces, antes de acercarse y comprobar que no era una visión fantasmal, cuando se acercó, un par de ojos lo miraron directo a los suyos, no supo cómo reaccionar, se paralizó y definitivamente creyó que era una especie de fantasma, desde esa distancia no podía distinguir sus ojos pero si sentía su mirada, no sabía cómo. Finalmente se asustó y cerró la cortina lo más rápido que pudo, no supo si todo pasó en unos segundo o en minutos, pero no sabía porque su corazón latía tan rápido, lo más probable es que sea por el susto que le causó la aparición, pero no se movió de la ventana, quería volver a mirar, porque aunque fuese un fantasma era uno muy ¿atractivo?, pero su parte racional le decía que lo normal sería correr y no volver a mirar ¿no?
Por su parte Jaejoong, no estaba seguro de haber visto algo, luego de salir de la ducha con sólo una toalla en su cintura, mientras se secaba el cabello, se sintió observado, fue cuando de inmediato miró por la ventana y pudo ver a alguien entre las cortinas de la ventana de al frente, podía distinguir una silueta de hombre, alto y con una mirada muy penetrante, pero de inmediato las cortinas se cerraron por completo.
-¿Quién sería? Hasta el año pasado no vivía nadie en esa casa, le preguntaré a la abuela, no puede ser una fantasma ¿o sí? –Se preguntó Jaejoong, que sintió un leve aumento de los latidos de su corazón y un calor en su cuerpo, que atribuyó al hecho de haber presenciado una posible aparición y a la ducha reciente.

Lovestrong

1 comentarios

Título: Lovestrong
Autor: All_Miel
Pareja: JaeMin/MinJae
Género: Slash, Lemon, Romance, Angst, AU.
Extensión: Twoshot. 
Estado: En Proceso.
Advertencia: Ninguna
Reseña: Cuando Changmin regresa más temprano que de costumbre al departamento que comparte con su novio, encuentra una carta que le puede cambiar la vida.

----

Lovestrong - Cap. 1

6 comentarios
Adiós
Hola, espero que estés bien y ya hayas cenado, no pude hacer la comida, porque estaba tan triste que me hubiera quedado horrible, además como cada día llegas más tarde, lo más probable es que hubiera quedado abandonada y yo no estaría para botarla. Por lo que me dediqué a continuar esta carta que la comencé a hacer hace una semana, pero la rompía a cada rato, porque no quería que esto se hiciera realidad, quería retrasarlo, o mejor aún, que nunca ocurriera, pero ¿sabes qué?, no puedo seguir con la venda en los ojos y pretender que nada pasa y no sabes cómo duele, no sabes cómo. De sólo pensar en no volver a verte, hace que mi corazón se detenga, para que luego lata sin control y después comience a fallar la respiración, como si mis pulmones de a poco se fueran quedando sin aire.
Al principio pensé que no podría vivir sin ti, y creo que en el fondo aún lo pienso, pero alguien me dijo que nadie muere de amor, que te sientes por mucho tiempo muerto por dentro, pero sales adelante, ¿crees que lo logre?, que logre superarte, no olvidarte, porque jamás podría olvidarte, eres mi primer y más grande amor y lamentablemente para mí, lo serás siempre, pero aprender a vivir sin ti, ¿realmente crees que lo pueda lograr?, pues espero con todo mi corazón que lo pueda hacer, me debes desear suerte, ¿vale?, porque la necesitaré.
Sabes quién me dijo que nadie muere de amor, pues un nuevo compañero de trabajo, Junsu dice que es muy apuesto, yo no sé qué opinar, porque aunque no me creas, desde que estaba contigo nunca me fijé en el aspecto de alguien más. Llegó a la empresa hace exactamente dos meses, pero siento que lo conozco de toda la vida, que extraña sensación, ¿no crees?, jamás me había pasado, cuando le conté esto, me dijo que a él le pasó lo mismo, que éramos como almas gemelas, “soulmates”, yo inmediatamente le informé que estaba enamorado, le conté de ti, como te llamabas, a que te dedicabas, como nos conocimos, lo recuerdas ¿cierto?, yo lo recuerdo como si fuera ayer, cuando tropecé y te empapé con el agua que estaba tomando, me gritaste, porque era tu primer día en la escuela y que impresión ibas a dar si llegabas todo mojado, me asustaste, porque a pesar de que eras menor, eras más alto que yo y como te vi tan enojado te prometí que lo arreglaría, recuerdas que te ofrecí lo que me pidieras y lo único que me pediste es que te acompañara a todos lados, y te enseñara la escuela, después no nos separamos jamás, y yo fui el ser más feliz del mundo. Pero ya no lo soy más y también se lo conté, ¿te molesta?, lo siento si es así, pero ya te lo dije, a él le podría contar todo. Le conté también que me estás rompiendo el corazón lentamente, que cuando acabes de romperlo completo moriré y fue cuando me dijo esa frase, dice que hay una canción que habla de eso también. Es un amante de la música, le gusta componer y tocar el piano, a veces toca en un bar de un amigo suyo que queda cerca de su casa, me invitó a que lo fuera ver, yo quería ir contigo, pero para variar cuando te llamé, me dijiste que no podías que estabas muy ocupado y llegarías tarde, así que sin pensarlo lo llamé y le dije que iría solo. Fue genial y fue una gran noche, pero bebí demasiado, así que tuvo que traerme a casa y ¿adivina qué?, tú todavía no llegabas, ya había perdido la cuenta, de cuantas noches me dejaste solo y ni siquiera recibía una llamada, solo mandabas esos mensajes, que últimamente empecé a borrar antes de abrirlos siquiera.
Quería odiarte, no sabes cómo quería odiarte, lo intenté, pero siempre que comenzaba a intentar odiarte, en las mañanas amanecía en tus brazos, no sé cómo lo hacías, pero estaba claro que era yo, que extrañándote buscaba tu calor en las noches, pero agradecía que no me apartaras. Al despertar sentía tu esencia, ese aroma de tu piel, tan tuyo y tan mío, que por esos segundos hasta que te levantabas, yo me sentía tan feliz, que no pude odiarte nunca, ni siquiera ahora, no te puedo odiar, no puedo, pero no lo entiendo sabes, ¿porque dicen, que del amor al odio hay un paso?, si yo lo único que puedo hacer es amarte, porque no puedo odiarte, si te pudiera pedir una cosa ahora, sería eso, que me dejes odiarte, para ver si de esa forma pueda aprender a vivir sin ti más rápido.
Finalmente después de un día agotador me invitó a su departamento, yo te iba a llamar para avisarte, pero que sacaba, si ya a esas alturas no te importaba nada de mi ¿cierto? en esos momentos me preguntaba si alguna vez te importé, pero me di cuenta que era injusto, y sólo hablaba mi amargura,  porque tú me amaste y me lo demostraste muchas veces, desde el día que nos conocimos. Es sólo que se te acabó el amor, pero eso siempre pasa ¿cierto?, por eso espero que se me acabe a mí también, sé que lo lograré. Pero te lo voy a repetir de nuevo, cuando ese día llegué, no significa que te olvidaré, porque jamás lo haré, jamás, te lo prometo.
Su departamento era pequeño pero muy lindo y ordenado, después de invitarme unos tragos que me los tomé de un sorbo, no me quiso dar más, porque no me quería ver en el estado de la otra vez. Siempre me gustó beber, pero en el último tiempo me costaba controlarme, a veces tomaba solo en casa, pero a pesar de lo mal que me podía hacer y me sentía al otro día, me aliviaba sabes, el quedar en ese estado de somnolencia, lograba disminuir el dolor que cada vez era más grande. Después de comer lo que ordenó, porque dice que no es muy bueno para cocinar, me llevó a su piano, era hermoso y de color blanco, por supuesto le pedí que tocará una canción, y algo avergonzado me confesó que me había escrito una, ¿puedes creerlo?, me quede con la boca abierta y comenzó a tocar y cantar la melodía con la letra más hermosa que haya escuchado hace mucho tiempo, ¿sabes que pensé en ese momento?, ¿qué de especial hay en mi para inspirar tales palabras y notas?, y me di cuenta de lo poco que me quiero a mi mismo, y no lo merezco, no merezco esto que me estás haciendo, y le di las gracias de todo corazón, le di un abrazo muy apretado y me vine para la casa para esperarte y hablar contigo. Te esperé tanto, que no pude más y bebí un poco, no quise emborracharme porque tenía la mínima esperanza de que llegaras, pero no lo hiciste, así que me fui a la cama para variar como todas las noches, muy triste.
Pero cuando llegaste finalmente, te sentí. Sentí tus pasos, cuando te quitaste el terno de tu traje, la corbata y la camisa para terminar con el cinturón y finalmente los pantalones, no sabes cómo quería girar en la cama y enfrentarte, preguntarte porque ya no me quieres, porque ya te importo tan poco, porque, porque, porque, pero me paralicé, tenía tanto miedo de que confirmaras todo mis temores, tenía miedo de no poder soportarlo, tenía miedo de morir, aunque ya me hayan dicho que no me podría morir por esto, pero mientras me acerco al final de esta carta, me siento con menos vida, ¿es eso posible?, no lo sé, pero no quiero terminar, por eso perdona si es tan larga, pero mi amor, no quiero comprobar si moriré o no, no quiero saberlo.
Como el cobarde que soy, no me di la vuelta y no te enfrenté, pero tu hiciste algo que me paralizó aún más que todos mis temores, una vez te tendiste en la cama, pusiste tus manos en mis hombros los acariciaste levemente y besaste mi cuello y yo sentí que mi corazón comenzó a funcionar mal, se desbocaba y se paraba de repente, creo que lo echaste a perder, pero es lógico ya que un corazón roto no puede funcionar bien. Luego de eso me acercaste a tu cuerpo y descubrí que tú eras el que me abrazaba y no yo a ti y en vez de sentirme feliz, tuve tantas ganas de llorar que ni te lo imaginas, espere que durmieras para comenzar a hacerlo y me di la vuelta y te abracé tan fuerte que creo reclamaste en tus sueños, lo siento.
¿Te sentías culpable?, por eso me abrazabas antes de dormir, si era eso, me alegra que al menos sintieras algo por mí. ¿Sabes que pensé en ese momento?, creí que aún teníamos esperanza, que aún sentías algo por mí. Que tonto soy, pero fui muy feliz esas horas que duró mi ilusión, ¿sabes porque duró tan poco?, porque te vi, te vi con una mujer y tus padres en un restaurante cerca de dónde trabajo, ni siquiera lo pudiste hacer menos obvio, pero como ya yo te daba lo mismo, poco te importaba si te veía o no, ¿cierto?, y todo fue tan claro en esos momentos, tus padres te habían conseguido una novia, siempre te quisieron casado con una linda esposa y con hermosos hijos, pero ilusamente pensaba que habían desistido, ya que al poco tiempo que comenzamos a vivir juntos se comenzaron a acercar y nos invitaron a visitarlos muchas veces, de hecho no te había contado pero tu madre me llamaba de vez en cuando, pero cómo te iba a contar, si ni siquiera te veía. De verdad pensé que me habían aceptado, pero a estas alturas todos me engañaban ¿cierto? ¿Soy tan estúpido, que todos se pueden reír de mí?, eso pensé, pero recordé la canción que me dedicaron y no, no lo soy, no soy un estúpido, quizás un confiado que espera lo mejor de las personas y un soñador que creía que me haría viejo a tu lado y un hombre muy enamorado pero no un estúpido, eso no. Paré de llorar cuando pensé en esa canción, y lo llamé, le pedí si me podía recibir por unos días, mi primera opción fue Junsu pero tú sabes dónde vive y lo más probable es que si me quisieras buscar irías ahí, ¿ves? Aún tengo fé de que me quieras buscar, pero no lo harás y está mejor así, no quiero verte más, al menos no en persona, porque igual me llevé tus fotos y no borraré las del móvil, cuando me muera de ganas de verte las miraré, y no saldré corriendo a buscarte, por eso me las llevo, espero no te molestes, porque me lleve unas donde estás muy pequeño, las de la escuela y unas con tu familia, pero si las quieres de vuelta le diré a Junsu que te las entregue, lo siento de nuevo. Ya es el final y apenas estoy respirando, estoy creyendo menos en la canción y en mi nuevo amigo, pero debo terminar.
Ya no tengo más que decirte, y como soy un hombre muy enamorado te deseo lo mejor, que tengas tu familia feliz, que te cuides y comas todas tus comidas, que si se me quedó algo no lo botes, pásaselo a Junsu por favor, que si aún te importó un poquito, deséame éxito, que lo necesitaré, que jamás, jamás, jamás, jamás te olvidaré y atesoraré los recuerdos que me diste que son los más maravillosos de mi vida. Te amo.
Jae.
Una vez terminó de leer la carta la releyó unas diez veces más, algo debía estar mal, esto no podía ser verdad, él no podía estar abandonándolo. Fue corriendo como pudo a su habitación, con las piernas tambaleantes, revisó todo y ya no quedaban rastros de que compartiera con alguien esa habitación, la que nunca se sintió tan vacía y fría como ahora, luego corrió por todo el departamento, el baño, la cocina, la sala, el estudio y no quedaba ninguna señal de que compartiera el departamento con alguien. Tuvo que respirar hondo muchas veces para calmarse un poco y no entrar en pánico, comenzó a llamarlo a él y a Junsu que por supuesto no le contestaron ninguna de las llamadas, ¿qué le pasaba a Junsu?, él igual era su amigo, por lo que debería ayudarlo también, pero claro, él era el malo de la película, ¿cierto?, pensó Changmin con amargura. Cuando el miedo lo comenzó a invadir, se golpeó la cabeza con la puerta de la habitación y salió corriendo, a lo mejor no se había ido hace mucho tiempo y si corría muy rápido lo alcanzaría.
Cuando abre rápidamente la puerta del departamento, lo ve, de pie, con los ojos bien abiertos, rojos y vidriosos, con la llave en la mano estirada, ya que estaba a punto de abrir la puerta.
-Vine por algo que se me quedó. –Fue lo único que sale de su boca, con una voz muy débil. En ese momento suena su móvil, pero antes de siquiera ver quien era, Changmin se lo quita de las manos, como lo supuso se veía un nombre que no conocía pero se imaginaba quien era.
-Quiero que me escuches con atención, él es mío, solo mío, si crees que me lo vas a quitar primero me tienes que matar, ¿me escuchaste bien? MÍO. –Le gritó al móvil, para luego tirarlo lejos,  mientras tomaba fuertemente de la muñeca de Jaejoong y lo hacía entrar a la fuerza al departamento, cerrando con la misma intensidad la puerta.

La luna para ti y el sol para mi - Cap. 3

1 comentarios
Después de dos semanas de haberse conocido  por la noche los padres de Yunho y Jaejoong vestían atuendos elegantes y desde la puerta de salida se despedían de Yunho.

- La cena con el señor Kim no durara mucho así que estaremos de vuelta pronto….

- Yunho será mejor que cierres todo muy bien  y no olvides activar la alarma – dijo su madre pues eso de regresar pronto era una total mentira ya que siempre volvían pasando las 3 de la mañana.

- Jajajaj ok diviértanse.

Al ingresar dentro de la casa volvió a mirar su programa en la tv “we got married” , se reía de los movimientos y conversaciones incomodas y tímidas que tenían las parejas de reality  – que idiotas jajja –

Dijo y miraba la puerta con algo de angustia terminando con el gran sándwich que preparo pues   Jaejoong vendría y eso lo ponía nervioso estarían solos en casa su primera noche solos , pero si eran prometidos no sería mejor que Jaejoong llegara a casa temprano y este junto a él ahora? , Yunho empezaba a comerse las uñas cuando sintió el sonido de la puerta y de un salto estuvo frente a Jaejoong que ya había llegado.

Al verlo frente a él , Jaejoong sonrió quitándose los zapatos.

- Buenas noches …..espero no hayas cenado todavía …me pareció buena idea comer unos pastelillos –  Jaejoong sonrió elevando la bolsa que sostenía en manos.

- Pa-ra nada …..no he comido nada  - indico Yunho.


Estando ya dentro Jaejoong tomo asiento en el comedor y Yunho se disponía a partir el pastel.

- Papa  no piensa bajar a cenar?

- Bueno ellos salieron a una reunión de amigos.

- ¿Y tú?

- Uhm ….solo me quede en casa…es sábado pero no tengo planes.

- Aaaa ya veo ……decidieron dejarnos solos en casa…acaso esperan que adelantemos algunos hechos jajaja

- Cof cof …hechos?

- No te pongas nervioso…Yunho ….solo fue una broma.

Luego de unos bocadillos  , Jaejoong  no dejaba de verlo , Yunho solo se limitaba a desviar la mirada era tedioso y realmente agotador tener que fingir comodidad , sin saber que decir , y pensar que hace poco estaba burlándose de la incomodidad de las parejas de reality.

- Aquella primera vez no te dije lo apuesto que eres para mi.

- ¡Ah! …..muchas gracias Jaejoong.


Este avanzo unos pasos hacia Yunho como un gato seductor – desde que te vi he pensado en ti constantemente .

- ¿En verdad? – dijo Yunho con sorpresa atrapada en el leve tono de su voz.

- No tengo porque mentir….

- Cierto,  disculpa.

- No tienes porqué disculparte ni porque estar tan nervioso ….Yunho me duele pensar que es mi presencia la que te molesta.

- ¡No! – dijo rápidamente- solo estoy un poco nervioso soy así de inseguro.

- Entonces cálmate o voy  a empezar a evitarte .

- No ….- dijo Yunho y Jaejoong controlo su risa al escuchar su tono suplicante.

- Jaja  entonces hablemos un poco .

- Uhm ¿hablar de que Jaejoong?

- No se jajaja de lo que tú quieras Yunho.

- Pero no soy bueno para hablar.

- uhmm – dijo Jaejoong graciosamente intrigado – ¿en qué te desempeñas ahora?

- Pues soy administrador de una empresa textil.

- Ah interesante y que libros te gusta leer…..

- ….la biblia y los versos de Kuno Bekher …

- Ooo …en serio …que romántico – dijo anonadado Yunho era más aburrido de lo que pensó no bebía ni le gustaba  bailar , Yunho era distinto y en sus ojos se podía ver la inocencia e inteligencia y otras virtudes que tenía dentro de suyo, tan puro era muy interesante conocerlo era como conocer otro mundo.

- Ahora hablemos de ti Jaejoong.

- Uhm no tengo mucho que decir de mi además de haber sido muy privilegiado de tener una vida llena de comodidades y un padre que me dio todos los medios para terminar mi carrera sin tener que hacer ningún esfuerzo….no hay algo más en mí.

- Entonces tu administras la empresa de tu padre.

- Aaaa no….- rio un tanto pensando en ello – si la empresa hubiera estado a mi mando ya hubiéramos ido a la quiebra jajjaa –

Yunho compartió su risa

- yo solo voy ocasionalmente puesto que  me gusta viajar  – dijo lo último con nostalgia – me gusta mucho Japón...

- ¿Japón?

- Si, de hecho la ciudad en la que me gustaría vivir  es en Tokio….

- ¿Tokio?

- Si una bella ciudad y estaba pensando en ir a vivir haya….junto a TI…

- ¿Que? …EN TOKIO …¿Japón?

- Correcto es haya donde siempre quise hacer mi vida , donde plante mis semillas de esperanza y sueños – al ver la expresión de Yunho , asustado , sorprendido y nuevamente nervioso, torció la boca - ¿ o …es que no te agrada la idea?

- No había pensado en eso antes….Jaejoong.

- ¡Pues empieza a pensarlo  ahora! – si no fuera por su rostro amable Yunho hubiera juzgado por el tono de su voz , que él se lo decía con un tanto de enojo y mando , frio y sin humor.

- esperare tu respuesta – dijo Jaejoong amablemente  sin  hacer que Yunho sospechara del motivo de  vivir en Tokio así que empleo las mejores palabras que se le ocurrieron - Tienes que pensar en vivir en Tokio , porque Yunho … yo ya me he empezado a enamorar de ti y en mis planes y mi futuro solo los veo junto a ti.

Yunho sonrió nuevamente embobado y Jaejoong  ya había aprendido a reconocer aquellas facciones  le fue tan fácil seducir a Yunho que supo que sus planes no se verían afectados , Yunho era una pieza fácil en su juego. Rendida ante él .Fácil de mover.

- Vamos a dormir…


A la mañana siguiente …

- ¡¡Ya basta me asustas!! –  Yoochun  apenas piso la habitación de Yunho fue arrastrado hacia la cama con el rostro lleno de emoción de su amigo.

- Es que es muy apuesto y a que no adivinas quien es ….

- Uhmm?? quien  ¿¿jhonny deep??- dijo Yoochun  sin saber de quien hablaba.

- No ….es alguien real…

- ¿Y Acaso Jhonny no lo es? ….espera…– puso sus manos al frente en señal de un ¡detente! Y se puso de pie frente a Yunho – espera , hace siete días me llamaste casi muriendo diciendo que tu padre había decidido entregarte a un hombre desconocido , luego me llamas diciendo que has encontrado al hombre de tu vida y ahora intentas decirme que tan guapo es ese hombre “X” ¿no crees que primero deberías decirme quien es él?  

- Claro que sí pero Yoochun por favor trata de adivinar….

- Mmm no tengo la menor idea  ….Jaejoong??

- Siii …como lo supiste Chun!?

- Yeah deja de bromear Yunho…..quién es?- dijo con rostro serio.

- En serio es Kim Jaejoong ….¡esto es un sueño!

El rostro en blanco y sorprendido de Yoochun resumió lo imposible que podría resultar esa idea que por el comportamiento de Yunho no era una broma , volver a ver a Jaejoong  después de tanto tiempo le trajo muchos recuerdos que creyó el tiempo podía cambiar , sin embargo los hechos y pasos en el camino de la vida quedan como cicatrices que aunque puedas dejarlos atrás las marcas imborrables siguen en tu piel. Y más si la muerte de su único amor va de la mano de Jaejoong…y entonces volvió a sentir esa enorme necesidad de ver  Junsu.

- y ya lo besaste…- pregunto disimulando su desconcierto.

- No.

- Porque….

- Tengo miedo y si Jaejoong no quiere…

- Se van a casar ¿no? , yo que tú ya lo hubiera hecho además tu estas esperando por eso o no?

- Pues si ...- Yunho noto el estado “no presente” de Yoochun y lo miro con extrañeza.

- Yunho…..

- ¿Si?

- no lo creeré hasta verlo  colocarte el anillo de bodas.

- ish!

- Debo irme …

- Espera el está aquí Yoochun…

Yoochun salió de esa casa casi corriendo al ver a Jaejoong estacionando su auto en la cochera.

“Jaejoong  , el mundo no gira no cambia solo nos vuelve a encontrar, no quiero verlo”

TOKIO – JAPON


Esa noche el departamento de Changmin estaba silencioso y por más que Seohyun  toco nadie abrió, sacudió un poco su cabeza preguntándose a donde habría ido.
Se dio media vuelta y se sentó en las gradas esperándolo.

- Oh…Seoh… – dijo Changmin quien vestía  un saco largo de color negro y además llevaba unas gafas oscuras que combinaban muy bien con su cabello liso qué bien se veía exteriormente.

- ¡¡oppa!!– pronto una sonrisa estallo en el rostro de la modelo

- Tomemos un café – sugirió Changmin.

Dentro del departamento.

- Estaba muy angustiada Changmin como es que te cortaron el rostro?

- Jajaja  Seoh no lo tomes tan literal  solo….- suspiro rozando el borde de su taza –  termine con Jaejoong.

- Ah!! oppa…. Estoy segura que volverá que hombre podría dejarte eres muy lindo y….

- Y….. soy puro estuche nada más , por dentro no sé si hay algo bueno  el me cambio tan de repente.

- Entonces es un tonto , si ese hombre fuera inteligente podría ver lo hermoso que eres por dentro. … fighting oppa…no porque uno no te amé quiere decir que no lo hagan los millones de fan que tienes.

- Jajjaa que haría sin ti Seohyun …

- Buscar a Minho jajjaa

- Jajaj sabes que no haría eso pues beberíamos descontroladamente …. Y bueno olvidándome de mí que tenías que decirme….

- En un mes estaré en la pasarela de victoria secret ….

- ¿Te vas? – hubo un silencio , ambos eran amigos desde hace mucho compartiendo departamento junto a Minho que decidió vivir solo por sus after party y ahora el trio tendría que separarse por completo , Seohyun disimulo sus lágrimas encendiendo un cigarro en el balcón .

- Es hora de decir adiós – susurro – te amo Changmin .

COREA- SEUL

“Debería besarlo” se decía Yunho .

“ debo hablar con Changmin” se decía Jaejoong .

- Solo será un beso …- susurro Yunho.

- Adiós volveremos pronto – se despedían padre e hijo que tenían que viajar a Japón por un motivo empresarial.

- Porque tienes que irte Jaejoong  …- dijo triste Yunho.

- Jaejoong sonrió con mofa – pues … la verdad voy por un viejo amor que deje por haya y me hace falta ahora.


Crush!!

You are everything I've been looking for - Cap. 5

0 comentarios
One of Us

Changmin miró la imponente casa que se mostraba ante sus ojos, se quedó boquiabierto luego de que bajó del auto, Siwon entregó las llaves a uno de sus sirvientes para que le estacionara el auto. Ambos subieron por la larga hilera de escaleras entre el jardín frontal y la puerta principal, un camino de piedra elegante los llevó hasta la entrada, Siwon indicó a Changmin que entrara y él obedeció. Había visto todo asombrado, no estaba acostumbrado al lujo y además le pareció extraño tremenda casa en aquel insignificante pueblo

Siwon lo miraba sonriendo, amaba causar esa clase de impresión, para él era una especie de carta segura para tener a cualquiera a sus pies, no había habido en su vida hombre homosexual que se le resistiera, y antes de descubrir que prefería a los chicos, ninguna mujer se le escapó de las manos, estaba seguro que con Changmin no sería diferente. El más alto dejó de mirar todo con asombro y le dirigió una mirada y sonrisa amable

  • Linda casa – le dijo sinceramente, aunque para Changmin no era más que un lujo innecesario, por lo que notaba, ese sujeto vivía solo, todos los autos que vio a lo lejos estacionados tenían su estilo, seguro era el dueño de todos. Salvo los sirvientes que le recibían, no había ninguna otra alma en ese lugar, sintió lástima por él, no tenía ni siquiera una mascota que le recibiera, ese lugar no tenía alma y no estaba cómodo ahí

  • Ven, pediré que nos lleven unas copas a la sala principal – sin su permiso y sin esperar que él le siguiera, Siwon agarró la muñeca de Changmin y lo guio hacia él salón, Changmin no protestó y le siguió – Ponte cómodo – indicó al soltarlo, luego se dirigió al otro extremo y accionó una especie de botón, al instante se presentó un muchacho, parecía muy joven, Siwon le dedicó una mirada indiferente – Trae la cava rodante y pide unos aperitivos a cocina

  • Si señor – respondió el otro, antes de marcharse dirigió a Changmin una mirada de desprecio que lo hizo sentir incómodo, Siwon no se dio cuenta. Se acercó enseguida a su invitado, Changmin estaba sentado en un amplio sillón en el que fácilmente cabían ocho personas, era lujoso como todos los demás muebles. A pesar de lo amplio Siwon se sentó muy cerca de él

  • ¿Te apetece algo en especial? –

  • No gracias – respondió amablemente, luego miró a su alrededor - ¿Vives solo? – preguntó para romper el incómodo silencio que se había suscitado

  • Sí, prácticamente, mi familia vive en el extranjero – contestó indiferente, Changmin asintió al recibir la información - ¿Y tú? En el pueblo se dice que viven arriba del Bar, tú y tu amigo

  • Así es, Donghae y Eunhyuk nos han recibido amablemente – contestó sonriente, a Siwon esa respuesta solo le mereció una mueca de desprecio que Changmin no supo interpretar

  • Ya veo – se encogió un poco de hombros – Si tú quieres, una de estas habitaciones será tuya, me honraría tenerte de inquilino – dijo de forma pomposa, acercándose un poco más a él, estiró su mano y le acarició la mejilla, Changmin retiró su cabeza al instante, pero no demasiado brusco, le sonrió con amabilidad aunque esa acción lo incomodó más

  • Gracias, pero estoy bien – contestó a la propuesta, Siwon sonrió mientras lo miraba fijamente a los ojos, y como si no le importara la acción evasiva de Changmin momentos atrás, volvió a estirar su mano, esta vez le acarició la mejilla izquierda y con su pulgar le acarició el labio inferior, intentando acercarse para darle un beso, Changmin se paralizó al no esperar la acción, no le rechazó ni aceptó, en ese instante un ruido proveniente de la entrada detuvo a Siwon, era el sirviente que traía la cava rodante y atrás de él otros dos hombres traían charolas con algunos canapés

  • Lo siento – se disculpó el joven que había visto a Changmin con mal gesto, Siwon bajó su mano de la mejilla de Changmin y se giró hacia ellos, se levantó enojado

  • ¡Retírense! – les gritó a los tres, los que traían las charolas las dejaron en la mesa de mármol que estaba en medio del salón y se retiraron, mientras el otro terminó de dejar la cava cerca de ellos, miró con enojo a Siwon

  • Usted perdone – dijo sarcásticamente, luego miró de nuevo a Changmin, bufó y salió de ahí, cerrando la entrada de dos puertas de aquel salón

Changmin se extrañó de aquella situación, a diferencia de los que llegaron con las charolas, el otro chico no solo era joven, sino bastante atractivo, no con una belleza masculina, era más bien un tanto delicado. Changmin se sentía más incómodo que nunca. Siwon se giró hacia él con una sonrisa

  • ¿Qué quieres beber? – preguntó señalando su cava – Solo aquí no tengo cerveza – explicó

  • Ron está bien, con agua mineral, si se puede – respondió enseguida

  • Lo que tú quieras se puede – sonrió con orgullo, fue hacia el timbre de nuevo y llamó para que le atendieran, esta vez quien entró no fue el chico guapo, recibió la orden y en menos de lo que imaginó, llegó con otra mesita, llevaba el agua mineral, vasos y mezcladores, acompañado de hielo – Ya vete – indicó sin dar las gracias, el otro obedeció y se quedaron solos de nuevo, a Changmin comenzó a desagradarle esa forma de tratar a los demás – Suelo beber sin mezclas, perdona que no te pregunté desde el inicio

  • Está bien, no te preocupes – contestó enseguida, Siwon puso en un vaso hielo y agua mineral, luego puso el ron, mezcló y se lo entregó a Changmin, después se sirvió Whisky en las rocas, fue hacia la mesa donde estaban las charolas con canapés, agarró una y ofreció

  • Si te apetece algo más sustancioso solo dímelo, mis cocineros prepararán lo que quieras – dijo nuevamente con orgullo, a Changmin le desagradó esa forma de querer mostrar a cada rato lo que poseía o podía conseguir, sin embargo le sonrió amablemente

  • No tengo mucha hambre – mintió, en realidad se moría de hambre – Con esto basta – indicó luego de agarrar uno de los canapés. Siwon sonrió, luego retiró la charola

  • Cuéntame de ti – le pidió mirándolo a los ojos, luego desvió la mirada hacia sus labios, volviéndolo a incomodar - ¿Qué te trae a un pueblo tan simple como este? – preguntó acercándose más, colocándole la mano izquierda sobre la rodilla

  • Solo quise probar vivir fuera de Seúl – mintió, en realidad no quería explicarle nada

  • Ya veo, pero este pueblo es aburrido, pocas veces hay algo interesante que ver – dijo con voz coqueta, mirándolo de las rodillas al rostro, con deseo – O hacer – secundó susurrando, Changmin lo vio cerrar los ojos y acercarse de nuevo a él, ésta vez sujetó sutilmente su mentón y dirigió sus labios cerca de su cuello, aspirando su aroma, Changmin sintió un cosquilleo por todo el cuerpo y cerró los ojos

  • Yo… - intentó decir algo, el calor de la cercanía de Siwon lo puso nervioso, pero mucho más cuando los atrevidos labios se posaron en el espacio entre su cuello y hombro, emitió un pequeño jadeo y por instinto levantó su mano izquierda, la colocó sobre el pecho de Siwon y lo apartó de él, abriendo los ojos – Lo siento, yo no… - intentó excusarse, pero Siwon no se alejó del todo de él, sonrió casi burlonamente, agarró de la otra mano de Changmin el vaso con ron y se lo quitó, se levantó y lo dejó sobre la mesita donde estaba el hielo, también dejó el suyo

  • Vamos, relájate – volvió al sillón, Changmin estaba quieto, observando los movimientos de Siwon, estaba nervioso pero no asustado, de pronto sintió una especie de cruel duda, su cuerpo moría por volver a sentir el calor de otro hombre, pero en su cabeza se repetía una y otra vez que no estaba bien. Nunca había sido de tener sexo con desconocidos, sexo en la primera cita, sexo sin compromiso, él no era esa clase de persona, entonces recordó las palabras de Jonghyun y se sintió culpable por no haberle hecho caso

  • Perdón, no hace mucho salí de una relación – dijo a modo de excusa, Siwon sonrió comprensivamente, pero nada le excitaba más que un No por respuesta

  • Lo entiendo – levantó su mano y le acarició el rostro – Solo es cuestión de que te relajes, no pienses en nada – lo miró de nuevo con deseo, Changmin miró sus ojos pero no sintió nada, solo un vacío en el estómago, sin embargo cerró los ojos y le permitió acercarse. Al primer contacto de los labios de Siwon sobre los suyos sintió que su rodilla temblaba, pero se dejó llevar y cuando menos imaginó se encontraba besándose con él

  • ¿Qué estoy haciendo? – se preguntó con preocupación, ni siquiera su cuerpo reaccionaba, la mano izquierda de Siwon llegó hasta su rodilla derecha y subió lentamente hasta acariciarle la cadera, luego más atrás, pero el cuerpo de Changmin continuaba frío, entonces se dio cuenta que no era lo que quería, él no buscaba una satisfacción sexual momentánea, esas caricias no se sentían como cuando se entregaba a Kyuhyun y todo su cuerpo ardía

Se besaron cadenciosamente, pero sin pasión, no había nada en ese beso que a Changmin se le antojara sensual, apetecible, al primer intento de Siwon por dominar sobre su lengua lo hizo reaccionar, apartó sus labios y se agarró de los hombros de él, como si intentara apartarlo, pero Siwon continuó dirigiéndose a su cuello, comenzando a repartir besos, pero Changmin se sintió incómodo, su cuerpo continuaba frío y ahora sabía que seguiría así, Siwon no despertaba nada en él, ni siquiera la curiosidad

  • Detente – pidió avergonzado, abriendo los ojos, vio la espalda de Siwon, sus cuerpos estaban muy cerca, casi él encima suyo. A la petición Siwon no respondió, por el contrario lo colmó de besos, llenos de deseo – Para – pidió de nuevo, apretando los hombros que sostenía, intentó empujarlo pero no se lo permitió. Instantes después la mano de Siwon se deslizó de nuevo, esta vez en reversa y la llevó hasta la entrepierna de Changmin, lo sostuvo por encima del pantalón - ¡Quítate! – gritó al fin, desesperado, lo empujó con todas sus fuerzas y lo hizo caer del sillón al suelo

  • ¿Qué te pasa? – preguntó enojado, mirándolo desde el suelo, Changmin lo miró con sorpresa, no esperaba actuar así, pero odiaba que no obedecieran cuando pedía que se detuvieran – Tu accediste – dijo con molestia, se levantó del suelo

  • Perdón pero debo irme – respondió al instante, se levantó del sillón y acomodó su ropa, su cabello, intentó pasarle de lado pero Siwon le agarró con fuerza del brazo

  • No te vas a ir – determinó con voz grave, Changmin arqueó la ceja

  • ¿Qué?

  • No te hagas el inocente, viniste a la casa de un desconocido y le permites besarte, ahora dices que no quieres nada, no finjas, querías hacerlo, viniste a follar – sonrió con arrogancia y lo atrajo hacia él

  • Tal vez – respondió apartándolo de nuevo – Pero ya no quiero, no sentí nada contigo – confesó sin disimulo, hiriendo el orgullo de Siwon

  • Es porque no me dejaste seguir – contestó con vanidad, intentando volver a tomarlo entre sus brazos, pero Changmin lo empujó y se deshizo del agarre en su brazo

  • No insistas – dijo con enojo y le pasó de lado, fue hacia la puerta pero antes de abrirla escuchó pasos atrás de él, intentó girar la cabeza para ver si iba tras él pero Siwon lo tomó desprevenido, lo agarró de la espalda de la camisa con la mano izquierda y con la derecha le sujetó con fuerza el cabello – Que dem… - intentó expresar pero Siwon lo empujó hacia el frente, faltaban dos pasos para la puerta, ahí le estrelló la cara contra ella, del lado de la mejilla, Changmin emitió un pequeño grito

  • Lo harás conmigo, maldita zorra – dijo de forma petulante y antes que intentara defenderse le agarró el brazo izquierdo y se lo colocó en la espalda, con toda su fuerza – Te haré gritar – sonrió con sarna, le jaló los cabellos para que su cabeza se hiciera para atrás e intentó besarlo, pero Changmin movió su pie hacia atrás y logró golpearle en la rodilla, eso lo hizo debilitarse y soltarlo

  • ¡No vuelvas a tocarme! – le gritó furioso, Changmin se dio cuenta que su fuerza era mayor a la de Siwon, solo no debía descuidarse como lo hizo momentos atrás, así que ésta vez no le dio la espalda, caminó en reversa hacia la puerta, tanteó con la mano la manija y abrió, salió enseguida, apresurándose

  • ¡Ven acá, no hemos acabado! – gritó enojado y salió tras él - ¡Regresa! – gritó de nuevo pero el más alto no obedeció, así que Siwon agarró lo primero que encontró y se lo aventó con fuerza

Un jarrón se estrelló contra la espalda de Changmin, haciéndolo sentir que se le salía el aire, logrando que se detuviera, así Siwon le dio alcance, lo giró hacia él y le dio un puñetazo en la mejilla, tumbándolo al suelo, Changmin gritó de dolor pero no pudo incorporarse, aun trataba de jalar el mayor aire posible, Siwon lo sometió subiéndose sobre él y sosteniéndole de las muñecas

  • ¡Suéltame! – gritó enfurecido Changmin, intentando liberarse del fuerte agarre, sin éxito, Siwon lo miraba con deseo y se acercó de nuevo, agachándose comenzó a besarle el cuello, Changmin trataba de evitarlo pero estaba muy sometido en esa posición, entonces comenzó a buscar con la mirada algo que pudiera ayudarle a soltarse, pero solo alcanzó a ver la figura de uno de los sirvientes, el chico atractivo que lo miraba mal, ahora sonreía, como con morbo, mirando aquella escena, Changmin se dio cuenta que ese sujeto estaba acostumbrado a los caprichos de su jefe y que tal vez esa no era la primera vez que tomaba a alguien a la fuerza

  • Eres exquisito, delicioso – dijo emocionado, lamiéndole la piel, Changmin sintió mucho asco, era la primera vez que se sentía así, pero no estaba dominado por el temor, solo pensaba en como librarse de aquella situación, si Siwon quería violarlo a fuerza debía soltarlo para quitarle la ropa, incluso para solo bajarle el pantalón. Dejó de oponer resistencia y le permitió continuar para que se confiara, lo cual tuvo éxito, Siwon le soltó una de las manos despreocupadamente y la llevó a la entrepierna, acariciándolo, en ese momento Changmin aprovechó y con su mano izquierda libre le hundió las uñas en la nuca a Siwon, haciéndolo gritar

Por fortuna Changmin tenía las uñas un poco largas, por primera vez en su vida dio gracias al cielo por nunca hacerle caso a Jonghyun cuando le decía que las cortara porque ya estaban muy largas y descuidadas

  • ¡Imbécil! – gritó Siwon enojado, en las uñas de Changmin había sangre debido a la fuerza con la que lo agredió. Ahora aprovechó la debilidad de Siwon y lo empujó con fuerza, logrando levantarse un poco, girándose en su eje, pero Siwon estiró su mano y lo jaló de una pierna, tumbándolo al suelo de rodillas

  • Suéltame – ordenó Changmin, pero Siwon no le hizo caso. Mientras tanto el otro sujeto solo observaba, se le había borrado la sonrisa pero no parecía querer interferir. - ¡Que me sueltes! – gritó enojado, no quería ser más agresivo pero no tuvo opción, con todas sus fuerzas estiró su pierna hacia atrás para darle una patada en la cara a Siwon que lo noqueó completamente, Changmin alcanzó a ver mucha sangre en el suelo pero no quiso averiguar si le rompió la nariz ni nada, se incorporó de prisa y salió corriendo de la casa. Siwon se retorcía de dolor en el suelo, llorando, su sirviente por fin se acercó

  • ¿Otro difícil? – le susurró en el oído con burla

  • ¡Cállate y llama al doctor, imbécil! – le ordenó con la voz más fuerte que salió de su garganta, el otro obedeció al instante, dejándolo en el suelo, llorando como un bebé

Changmin llegó corriendo hasta la reja principal y se detuvo un poco, respirando con dificultad, miró hacia atrás y se dio cuenta que ya nadie lo seguía, suspiró aliviado pero al instante se sintió muy tonto por haber ido ahí, se sintió desesperado, quería llorar pero no porque estuviera asustado, sino de coraje, por no haber hecho caso a su amigo, por dejar que sus sentimientos de “venganza” hacia Kyuhyun lo consumieran. Evitó llorar y se incorporó, salió por fin de la casa, ya no corriendo, sino caminando, cabizbajo, pensativo, le dolía todo, el brazo, la cara, las piernas, las muñecas de ambas manos estaban lastimadas, se miró fijamente y chasqueó los dientes. Pero sobre todo, le dolía el orgullo

  • Soy un idiota – susurró mientras caminaba, cada vez más lento, con la moral por los suelos, era la primera vez que alguien lo dañaba así físicamente.

Durante todo el trayecto a pie, Yunho y Jonghyun  estuvieron callados por completo, el amigo de Changmin se dio cuenta que el otro estaba demasiado serio, no es que lo conociera muy bien, pero siempre lo había visto sonriendo o relajado, ahora se veía preocupado y tenso

  • ¿Por qué estará tan preocupado? ¿Qué clase de persona es ese sujeto? – se preguntó dentro de su mente, donde se conjugaban un montón de ideas al respecto, pero no quería concluir en ninguna

A lo lejos, la figura taciturna de una persona se asomó ante ellos. El camino estaba libre de casas, acababan de pasar el último tramo de ellas, a su alrededor solo había algunos árboles y el campo abierto. Yunho se puso en alerta, fue el primero en verlo

  • Es Changmin – anunció al otro y Jonghyun volteó, Yunho señalaba la figura de un hombre a unos metros de ellos, del lado izquierdo, donde estaba él, Jonghyun no esperó y corrió hacia su amigo, Yunho le siguió detrás

Alrededor había tanto silencio, que Changmin escuchó los acelerados pasos de su amigo, lo vio y sintió un vuelco en el estómago, atrás de él venía Yunho, el gesto de preocupación que Changmin vio en él lo confundió, sobre todo porque no sabía que estaban haciendo esos dos ahí, sin embargo se alivió de verlos

  • Changmin – llamó Jonghyun a unos pasos de él, la oscuridad de la noche no le permitía verlo con claridad hasta que estuvo cerca, lo que vio le achicó el corazón, su amigo estaba despeinado, la mejilla derecha roja y con raspones, la izquierda con un rastro de golpe que le llegaba hasta el labio, ligeramente hinchado. La ropa desacomodada, pero lo que más le asustó fue ver esa mirada cristalina – Ese bastardo ¿Qué diablos te hizo? – preguntó enojado, agarrando a Changmin de los hombros, él no respondió

Cuando Yunho se acercó y vio lo mismo que Jonghyun sintió un enorme enojo, como hace mucho tiempo no sentía, se colocó justo al lado del guitarrista. Changmin evitó la mirada de Yunho, sentía mucha vergüenza, en cambio miró hacia su amigo

  • No me violó si eso te preocupa – respondió a Jonghyun, y aunque escuchar eso fue reconfortante, no quitaba el hecho de que lo había lastimado, era de esperarse que habían forcejeado. Jonghyun habría querido decirle “Te lo dije” como si fuera su padre, pero se lo aguantó, solo lo miró con preocupación

  • ¿Está en su casa? – preguntó Yunho mirando al frente, sin buscar la mirada de Changmin, había notado que él la apartó y no quería incomodarlo

  • Sí – respondió con voz tenue

Sin ninguna palabra u acción adicional a esa, Yunho pasó de lado a Changmin y corrió en dirección a la casa de Siwon, sorprendiendo a ambos, Changmin se giró bruscamente hacia atrás y siguió con la mirada la figura de Yunho alejarse, observó con los ojos abiertos lo más que podía, una extraña pero agradable sensación le recorrió por completo y al instante su rostro se sintió arder, estaba sonrojado y Jonghyun se dio cuenta, pero guardó silencio

  • ¿Quieres esperarlo aquí? – preguntó luego de un rato, Changmin seguía mirando en aquella dirección y tan solo asintió, Jonghyun no se atrevió a buscar su mirada, tan solo se colocó a su lado y le puso una mano sobre el hombro, Changmin inclinó sutilmente su cabeza hacia Jonghyun, reposándola junto a la de su amigo

Yunho corrió hasta la casa de Siwon, se detuvo en la reja que solo se abría desde adentro sin llave y timbró en repetidas ocasiones el interfono, en unos segundos recibió respuesta, una conocida voz le atendió y solo de oírla se le revolvió el estómago, pero no se acobardó

  • ¡Ábreme! – gritó enojado, pero recibió como respuesta la risa de su interlocutor

  • El señor está ocupado, le atienden una nariz fracturada – respondió con burla – Pero yo puedo recibirte, con todo el cariño que te mereces – dijo divertido, Yunho empuñó las manos en los barrotes de la reja

  • ¡No estoy jugando Heechul! Dile a tu señor que vendré luego a saldar cuentas – dijo con enojo, irritado – Y que no se le ocurra acercarse a Changmin de nuevo, o lo lamentará – amenazó sin analizar nada, pocas veces perdía tanto los estribos como para reaccionar así

  • Ya, que dramático eres, ese muchachito calienta camas tuvo la culpa – excusó sin problema, pero aquella estúpida ponderación hizo enojar a Yunho mucho más

  • Idiota – contestó molesto, pero sabía que seguir ahí era perder tiempo, cuando Siwon se recuperara de su nariz él no tendría inconveniente en volvérsela a romper. Yunho se alejó de ahí a paso firme, por su cabeza pasaron miles de imágenes confusas, la luz de un foco machacándole la cabeza debido al dolor que los narcóticos le producían, unas asquerosas manos tocándole y una extraña imposibilidad para moverse, pero ¿Aquello no era más que retazos de su cruel memoria o producto de su imaginación?

  • Ya viene – dijo sutilmente Jonghyun, Changmin apartó su cabeza de la cabeza de su amigo y miró a Yunho acercarse, él se mantenía mirando hacia abajo, hasta que se topó con ambos, levantó su mirada y ésta vez Changmin buscó la suya, se miraron

  • Yunho, ¿a qué fuiste? – preguntó con interés, Yunho le sonrió

  • Pretendía partirle la cara, pero ya supe que te adelantaste – respondió amablemente

  • Sí, es mi especialidad romper narices – respondió en tono de broma y ambos se comenzaron a reír, Jonghyun miró a su amigo y luego a Yunho, por primera vez sintió celos de verlos interactuar, pero se lo guardó

  • ¿Regresamos? – preguntó cuando los otros dos dejaron de reír, Changmin miró a su amigo y asintió

  • Gracias – miró hacia Yunho y éste asintió. Changmin y Jonghyun se giraron a la dirección contraria y los tres caminaron de regreso al Bar. La mirada cristalina de Changmin había desaparecido, Jonghyun lo miró de reojo, su amigo caminaba en medio de él y de Yunho. Ninguno de los tres habló más del tema ni de otro, en todo el trayecto estuvieron callados

Al llegar al Bar, este ya estaba cerrado, pero Donghae y Eunhyuk esperaban pegados a las ventanas de cristal que estaban enfrente, cerca de la puerta. Lo primero que vieron fue a Changmin y sus heridas, compartieron una mirada de preocupación. Los tres entraron

  • Por Dios – exclamó Donghae, inevitablemente, Changmin lo miró con vergüenza unos instantes, luego apartó la mirada

  • Debí hacerte caso – respondió al dueño del bar, pero Donghae no supo que decir

  • Ese malnacido ¿Qué le sucede? – preguntó con enojo Eunhyuk, luego miró hacia Yunho – Espero le hayan partido la cara

  • Changmin se encargó, no es ningún delicado – respondió Yunho guiñándole un ojo, el aludido sonrió tímidamente

  • En parte es mi culpa – dijo al fin, mirando a los presentes, pero nadie aprobó su dicho

  • No digas eso – regañó Yunho – Nadie merece esto – dijo con tristeza, mirando el cabello desordenado de Changmin, levantó su mano y se lo acomodó un poco. Donghae miró sorprendido aquella muestra de solidaridad, nadie conocía más a Yunho que él, y sabía que aunque su amigo se agarraba confianza rápidamente con las personas, pocas veces solía hacer esa clase de gestos hacia alguien, lo hacía con él, por los años que tenían de conocerse, pero hasta el momento con ningún otro hombre lo había hecho

Changmin trató de no avergonzarse por el gesto de Yunho y tan solo sonrió en agradecimiento, cuando él bajó la mano de su cabello fijó la mirada en Jonghyun

  • Cuídalo, necesita de ti ahora – dijo de forma despreocupada, como si quisiera ser de ayuda, Changmin volvió a sonrojarse, de pronto se sintió como un niño, rodeado de personas que se preocupaban por él, y aunque de indefenso no tenía nada, se sintió bien al verse protegido – Bien, me voy a casa, descansen – se despidió al fin y los otros cuatro le respondieron, luego salió del Bar y se alejó, Changmin lo siguió con la mirada hasta que entró en su casa

  • Es muy buen tipo – comentó Jonghyun para sí mismo aunque en voz alta, Changmin asintió, recordando como corrió hacia casa de Siwon “en su defensa”, un agradable cosquilleo le hizo sonreír, quizás no era nada especial, pero para él lo fue

  • Debes estar cansado, ve a dormir – comentó Donghae hacia Changmin y él asintió

  • No puede irse así nomás – observó Jonghyun - ¿Tienes material de curación?

  • Sí, en el baño – respondió el dueño del Bar

  • Estoy bien – refutó Changmin

  • No seas necio – insistió Jonghyun, quiso agarrarlo de la muñeca pero Changmin emitió un jadeo repentino, desistió y le miró las manos, no había notado el rojo de sus muñecas – Perdón

  • Ese sádico – bufó enojado Eunhyuk

  • Ya pasó, no te preocupes – respondió Changmin para calmar los ánimos y le sonrió a la pareja – Descansen

  • Ustedes también – respondieron los otros, entonces Jonghyun y Changmin se marcharon hacia el interior de la casa. Eunhyuk suspiró, luego miró hacia Donghae

  • ¿Quién lo hubiera imaginado? Siwon es un imbécil, nunca se termina de conocer bien a las personas ¿verdad? – preguntó hacia su novio, Donghae sonrió un poco

  • Vayamos a dormir – respondió para evadir el tema, le pasó de lado a su novio y se dirigió al interior de la casa, el otro lo siguió, apagando las luces tras él.

Jonghyun agarró el material de curación y fue con Changmin a su habitación, cuando entró su amigo ya se había cambiado de ropa y acomodado su cabello completamente, se miraba al espejo las heridas, su mejilla con raspones dolía más que la otra con el labio hinchado, con la lengua se quitó un poco de la sangre y luego miró sus ojos, Jonghyun lo veía desde atrás, poniendo atención en su reflejo

  • Ven – lo llamó con amabilidad, Changmin se giró hacia él y caminó a la cama, se sentó en medio, con las piernas cruzadas, le dolía un poco la rodilla con la que cayó al suelo cuando Siwon le jaló el pie, pero no demasiado para no poder tener esa posición, Jonghyun se sentó en el lado derecho de la cama, a la izquierda de Changmin

  • ¿Usarás alcohol? – preguntó preocupado

  • No hay otra cosa – respondió con gesto de dolor, como si a él le fuera a doler

  • Bueno, ya que – exclamó resignado, como un niño, Jonghyun sonrió, sacó una torunda de algodón y le colocó alcohol, la llevó hacia el labio de Changmin y la colocó con sumo cuidado, pero Changmin se movió hacia atrás, le ardía – Duele, duele – se quejó copiosamente

  • Lo siento – dijo Jonghyun preocupado – Pero ya se secó gran parte – con mayor cuidado terminó de desinfectarle la zona, por fortuna no parecía que fuera a necesitar puntos, Changmin se aguantó lo más que pudo, cuando Jonghyun terminó ese lado fue hasta la otra mejilla, esa le dolía mucho más a Changmin, la puerta en la que lo estrelló Siwon tenía muchos bajorrelieves que le habían dejado raspaduras y marcas, ahí Jonghyun puso una gasa, mientras que en el labio un curita cuadrado solo para cubrir la parte que se abrió un poco – Listo – dijo al verlo, se levantó de la cama y dejó las cosas en la cómoda, regresó y se sentó en la misma posición, con la mano izquierda apoyada sobre la cama y la pierna izquierda arriba, doblada, la derecha colgando hacia el suelo

  • Gracias – dijo amablemente, Jonghyun lo miró a la cara, poniéndose serio

  • ¿Estás bien? – preguntó preocupado

  • Dentro de todo, sí – contestó encogiéndose de hombros

  • ¿Ibas a acostarte con él y entonces se puso agresivo? – preguntó interesado, quería entender cómo es que habían llegado a eso, Changmin negó

  • Cuando subí a su auto e íbamos a su casa pensaba que solo iría a beber algo, luego cuando estuvimos ahí él se comenzó a poner cariñoso – hizo una pausa al recordarlo – Entonces pensé ¿Por qué no? Quizás necesito esto para relajarme, así que lo besé, intenté concentrarme, sentir algo, pero no sirvió, no me provocó nada ¿sabes? Entonces me di cuenta que estaba equivocado, desde que llegué aquí solo repetí que quería sexo sin compromiso, pero no es verdad, no quiero eso. Es verdad que extraño el sexo, pero extraño hacer el amor con alguien que me importa, ¿entiendes? – miró a su amigo y Jonghyun asintió

  • Entonces te arrepentiste y no le gustó

  • Sí, quiso forzarme, por eso comenzamos a forcejear, incluso me aventó un jarrón – se llevó una mano a la espalda

  • Bastardo – exclamó enojado Jonghyun – No debí dejarte ir, debí imponerme, soy un idiota – se recriminó enojado, agachando la cabeza

  • No, eso no es cierto – refutó Changmin enseguida, estiró su mano y le levantó la cabeza por el mentón, se miraron a los ojos – Además si no fuera por esto no me habría dado cuenta que estaba en un error – dijo con una sonrisa

  • No quiero que nadie te lastime, ni física ni emocionalmente – declaró sinceramente, mirándolo a los ojos, Changmin se conmovió por aquellas palabras, bajó su mano del mentón de Jonghyun y se deslizó suavemente por la cama, hacia él, cerró sus ojos y le besó en la boca prolongadamente, sin mover sus labios, ninguno de los dos, Jonghyun miró las pestañas de los parpados cerrados de Changmin y luego se apartó

Se miraron en silencio, Changmin estaba sonrojado, no se explicaba bien porque lo había hecho, no era por agradecimiento, mucho menos por lástima, se moría de ganas por continuar, pero quería que Jonghyun tuviera la iniciativa, él tampoco lo quería lastimar, su amigo agachó la mirada unos instantes, como si pensara en algo, luego sin más se acercó ahora él, con su mano derecha sujetó la parte de atrás de la cabeza de Changmin y ambos cerraron sus ojos mientras se acercaban. Sus labios se tocaron en un roce, Changmin abrió su boca para atrapar el labio inferior de Jonghyun, luego inclinaron sus cabezas un poco más y se besaron pausadamente, Jonghyun buscaba no tocar su lado izquierdo para no lastimarlo

La mano izquierda de Jonghyun, aun apoyada sobre la cama, apretaba con fuerza la sábana, había esperado por ese beso desde que estaba enamorado de su amigo, porque aunque él y Changmin ya se habían besado, no se comparaba con aquel beso, porque no había ni culpa ni obligación, solo dos alientos buscando una satisfacción mutua. Poco a poco ese beso se volvió más necesitado y por segundos a Jonghyun se le olvidó el labio de Changmin, así que sin querer lo lastimó

  • Auch – exclamó Changmin de repente al sentir el dolor, se detuvieron pero con los labios aún cerca, el más alto sonrió con nerviosismo – Perdón – se disculpó por haberse detenido, pero Jonghyun negó con su cabeza, ambos continuaban con los ojos cerrados, Changmin los abrió ligeramente, lo besó de nuevo con un roce y se apartó, abriendo sus ojos por completo

Jonghyun también abrió sus ojos y miró a Changmin, tragó saliva duramente, sus labios aún punzaban, llenos de los besos de su amigo, quería más, tenerlo para él, pero sus sentimientos desbordando por todos lados debían ser controlados, él lo sabía

  • ¿Estás mejor? – preguntó apartándose un poco, Changmin sonrió

  • Mucho mejor – respondió sinceramente, se tocó los labios con dos dedos y le dirigió una mirada muy fija a su amigo, pero Jonghyun no supo qué decir, ni qué hacer

  • Me voy para que descanses – dijo al fin luego de unos momentos, se levantó de la cama pero se inclinó hacia Changmin, le dio un beso en la frente – Duerme bien

  • También tú – contestó Changmin, se sonrieron y Jonghyun se alejó hacia la puerta, se detuvo antes de abrirla, se giró hacia su amigo y lo miró, sin decir palabra, Changmin sintió que su corazón se aceleraba al mirarlo ahí, de pie – Quédate – dijo sin pensar, aquellas palabras salieron de su boca como si tuvieran vida propia, Jonghyun arqueó ambas cejas, sorprendido, lo miró sin decir nada – Duerme aquí, solo esta noche – lo miró con aquellos ojos de cachorro que tanto derretía a Jonghyun, él asintió

  • Solo me cambio de ropa – contestó al fin, Changmin asintió y él salió enseguida de la habitación, se apresuró a llegar a la suya, nervioso, confundido, no sabía qué diablos estaba pasando o lo que iba a pasar, pero no le importaba, se vistió rápidamente con ropa de dormir

Changmin tampoco sabía qué diablos estaba haciendo, pero nunca se sintió tan necesitado de la presencia de Jonghyun. En sus labios aún podía sentir la humedad y el calor de los labios de su amigo, dominando los suyos, entregándole todo en aquel perfecto baile. Minutos después regresó Jonghyun, Changmin lo miró desde la cama y abandonó la posición anterior, estiró las piernas y se movió hacia el lado de la ventana, se miraron antes que Jonghyun avanzara hacia la cama, después de apagar la luz

  • Gracias, de nuevo has estado conmigo en un mal momento – agradeció Changmin con toda sinceridad, acostado sobre la cama, ligeramente inclinado hacia la izquierda, donde estaba Jonghyun, él estaba acostado boca arriba pero la cabeza girada hacia Changmin

  • Siempre que me lo permitas, estaré a tu lado – respondió avergonzado, no quería volver a hablarle de amor, no quería tampoco hacerse falsas ilusiones, pero estar así con Changmin como en los viejos tiempos se sintió bien, el más alto sonrió, discretamente se acercó más hacia su amigo, Jonghyun lo miró atento y luego sintió su cuerpo junto al suyo, la mano de Changmin sobre su pecho, rozándole discretamente los pezones, Jonghyun cerró los ojos, se giró un poco hacia Changmin y le colocó la mano sobre el hombro para atraerlo hacia él, luego se abrazaron

El más alto buscó con las yemas de los dedos recorrer el pecho de Jonghyun sobre la camisa y su cabeza encontró un hueco entre el hombro y la almohada, aspiró sutilmente el aroma del cuello, mirando su nuez de adán. Con su dedo índice de la mano izquierda, Jonghyun buscó por debajo de la camisa de Changmin, delineó su abdomen e introdujo ese mismo dedo en el ombligo, haciendo ligera presión hacia dentro, Changmin jadeó y sonrió, luego Jonghyun se abrazó a su cintura

Se hicieron caricias torpes mutuamente, sin probar más, sin buscar excitación, a pesar de que lo estaban, comenzaban a excitarse, pero en su mente no había cabida para el sexo. Se quedaron dormidos mientras se acariciaban. Esa noche tuvieron un sueño tranquilo y reparador, pero era quizás aquella situación, un parteaguas entre su amistad antes y después.

Changmin fue el primero en despertar, de nuevo, el día anterior había sido Yunho, ahora era Jonghyun, la diferencia es que con Yunho no se había besado ni acariciado la noche anterior, así que la sensación de ver a Jonghyun a su lado fue diferente. Sonrió y se acurrucó en sus brazos, había despertado lejos de él, al sentirlo, Jonghyun comenzó a despertar, sintiendo enseguida el cuerpo de su amigo, sonrió y lo atrapó en un abrazo, escuchó una risa tonta por parte de Changmin y él también se rio

  • ¿Cómo amaneciste? – preguntó Jonghyun sin soltarlo, Changmin suspiró, luego se alejó un poco de su amigo y le sonrió

  • Estupendo, ¿y tú?

  • Magnífico – respondió con otra sonrisa – Me siento rejuvenecido – comentó convencido – Siento que perdí unos diez años – sonrió como adolescente y le dio un beso en la nariz a Changmin, él soltó una carcajada divertida

  • Ya, dejemos de tontear – dijo poniéndose serio, pero no incómodo. Dejó de abrazarle y se sentó sobre la cama, acomodó su cabello hacia atrás, Jonghyun lo miraba fijamente, acostado del otro lado, su mirada de enamorado no podía ser más obvia – Eres el mejor ¿lo sabías?

  • Sí – respondió de forma arrogante, bromeando, Changmin sonrió y se levantó de la cama

  • Tomaré un baño – anunció y luego agarró sus cosas, Jonghyun lo observó hasta que se marchó y cuando la puerta se cerró sonrió como tonto

  • ¿Qué está pasando entre nosotros? – reflexionó luego de unos momentos – No quiero pensar en eso – se respondió él mismo, sin una respuesta real, instantes después la puerta de la habitación se abrió, Jonghyun miró hacia ella y se topó con la mirada de Eunhyuk, tenía los ojos muy abiertos, sorprendido, en sus brazos tenía un juego de sábanas limpias

  • Vaya, a este paso amaneceremos un día Donghae y yo también con Changmin – bromeó divertido, Jonghyun se sonrojó por completo y se sentó rápidamente

  • No es lo que parece, solo dormimos – explicó enseguida, avergonzado

  • Descuida, no estoy juzgando nada – sonrió amablemente – Aquí dejo esto – avisó mientras dejaba las sábanas en un pequeño sillón individual que estaba junto a la puerta, luego salió de la habitación.

Los cuatro habitantes de la casa sobre el Bar bajaron a desayunar, Donghae y Eunhyuk miraban en silencio el extraño comportamiento entre Jonghyun y Changmin, estaban sentados muy cerca uno del otro, se miraban discretamente y echaban a reír tratando de ser reservados, incluso cuchicheaban cosas, como si hubiera un secreto que no quisieran compartir con nadie más en el mundo, a pesar que solo eran tonterías

  • Ustedes dos, ¿van a contar lo que está pasando o no? – preguntó Eunhyuk, como siempre siendo indiscreto, de Donghae recibió un codazo. El Barman ya sabía gracias a su novio que los dos durmieron en la misma cama, pero ni él ni Eunhyuk sabían que sucedía

  • Nada – respondió al instante Changmin, tratando de ser indiferente, luego miró a Jonghyun y se sonrieron, después miró hacia la pareja, que estaban enfrente de ambos

  • Bueno, que importa – dijo Eunhyuk resignado – Lo bueno es que estás de buen humor – dijo mirando hacia Changmin, quien después de bañarse volvió a ponerse gasa en la mejilla derecha y un curita sobre la parte lastimada del labio. El más alto se llevó una mano al labio afectado y asintió

  • No quiero deprimirme ni culparme eternamente por mis errores, aprenderé de ellos, así es como decidí vivir – dijo decidido, los otros tres sonrieron, estaban de acuerdo con esas palabras - ¿Puedo servirme más? – preguntó levantando su plato

  • Adelante – respondió Donghae, entonces Changmin se levantó y fue a la cocina, al irse, la pareja miró fijamente a Jonghyun, sonreían

  • ¿Se hicieron arrumacos? Confiesa – preguntó Eunhyuk, indiscreto como siempre, ésta vez su novio no lo reprendió, Donghae miraba a Jonghyun como esperando una respuesta

  • Algo así, pero nada especial, no quiero subirme a una nube y luego caerme por idiota – contestó sin borrar su sonrisa – Después de todo ayer pasó por un momento difícil para él, no sería extraño si después me dice que solo fue porque se sentía solo, o no sé – les explicó resignado aunque no se sentía triste o molesto, con Changmin siempre había sido paciente

Changmin había escuchado lo último desde la puerta de la cocina, se quedó quieto, pensativo, solo esperaba no estar cometiendo un error actuando así con Jonghyun, aunque para él era un alivio saber que su amigo no se lo estaba tomando como una esperanza a la cual aferrarse

  • Entre más es así, más culpable me siento por no amarlo – pensó Changmin mientras se acercaba al comedor con su plato lleno de nuevo – Hoy será un día muy aburrido, no me gustan los lunes – comentó al sentarse a la mesa

  • Yo tengo mucho que hacer, en cambio – dijo Donghae emocionado

  • ¿Cómo qué? – preguntó interesado Changmin, pero al ver a Eunhyuk suspirar resignado pudo imaginar que sería algo “hogareño”

  • Cada lunes hace cambio de sábanas por limpias, lava toda su ropa sucia, lustra sus zapatos de la semana, piensa en el menú de snacks de toda la semana en el Bar, por cierto, hoy no abrimos – aclaró Eunhyuk – Se contacta con los proveedores de bebidas, aspira los muebles y me obliga a lavar nuestro auto, lo demás lo hace la señora pero los lunes él supervisa todo – explicó casi sin respirar, Changmin y Jonghyun estaban asombrados, Donghae asentía contento y orgulloso de sí mismo

  • También me gustaría lavar mi auto y mi ropa – dijo Changmin – Antes de llegar a este pueblo tenía casi dos semanas sin lavar, me quedé con nada limpio – explicó avergonzado

  • Perfecto, puedes usar primero la lavadora

  • Gracias

  • ¿Tú que piensas hacer? – preguntó Eunhyuk a Jonghyun

  • Como yo si tengo todavía mucha ropa limpia creo que ensayaré un poco la guitarra – respondió encogiéndose de hombros

  • ¿Me puedes acompañar? Necesito ir por unas cosas a la ciudad vecina

  • Claro – respondió amablemente

  • ¿Puedes traer fruta de la que no venden aquí? – preguntó Donghae a su novio

  • Lo que mi amor quiera – respondió cursimente y se acercó a su novio para darle un beso, él sonrió y a manera de broma le dio un golpecito en el pecho para alejarlo. Changmin y Jonghyun se miraron, recordando lo que habían hecho la anterior noche y volvieron a sonreír tontamente, pero los otros dos no se dieron cuenta

  • Ven, te diré dónde está la lavadora – dijo Donghae a Changmin y se alejó, él lo siguió

Llegaron a un cuartito de lavado al fondo de la casa, salieron por la segunda puerta de la cocina, Donghae le dijo dónde estaba el detergente y lo demás

  • Si te falta algo me dices

  • Gracias – respondió sonriente

  • ¿Sabes Changmin? Ayer Yunho estaba muy preocupado – dijo de repente Donghae, al aludido se le hizo extraño escuchar eso pero asintió

  • Me di cuenta

  • Primero preguntó dónde estabas, cuando supo que en una cita se alegró por ti, pero cuando supo que con Siwon se enojó mucho – explicó ensimismado, Changmin no entendía aún a dónde quería llegar Donghae con eso - ¿No te dijo nada más? ¿Cómo se comportó?

  • Me los encontré en el camino cuando salí corriendo de esa casa, cuando me vio así de lastimado fue enfurecido hacia allá, no supe que más pasó ahí – explicó

  • Ya veo

  • ¿Por qué? No entiendo

  • Es que es extraño, nunca lo vi así, y hace tiempo hubo un problema con Siwon, él y Heechul, pero Yunho nunca me contó nada

  • ¿Heechul? ¿Ese quién es? – preguntó confundido

  • Seguramente lo viste, es su mano derecha por así decirlo, menudo, guapo pero afeminado – explicó sin mucho detalle – Las malas lenguas dicen que es su amante de planta, pero Siwon siempre busca otros entretenimientos

  • Sí, creo que lo vi – dijo al recordar al sirviente que los había visto forcejear y se había quedado sin hacer nada

  • En fin, no sé porque Yunho me oculta lo que pasó aquella vez, nunca me oculta nada, o eso creo – dijo más para sí mismo que hacia Changmin, éste lo observó fijamente sin saber que decirle.

Yunho despertó y casi eran las once de la mañana, como no había nada en su refrigerador y no quería ir hasta el restaurante, decidió ir por algo de comida a casa de Donghae, la puerta del Bar no tenía candado y entró, Changmin bajaba de las escaleras con otra carga de ropa para lavar, era la segunda, se topó con Yunho y lo saludó

  • Buenos días – habló amablemente el menor

  • Muy buenos días – respondió, Changmin le pasó por un lado y caminó hacia la cocina para salir al cuarto de servicio

  • Donghae no está – dijo mientras caminaba, Yunho lo siguió

  • ¿Y los demás?

  • Fueron a la ciudad, a comprar algo – respondió, abrió luego la tapa de la lavadora y comenzó a meter la ropa, extendiéndola a partes iguales alrededor

  • Te quedaste solo entonces

  • Así es – respondió sin apartar la vista de la lavadora, la encendió y echó el detergente, ya habiendo acabado eso se giró hacia Yunho

  • ¿Quedó de lo que desayunaron? – preguntó llevándose ambas manos al estómago, Changmin se rio pero no supo responder, solo se encogió de hombros

  • Vamos a ver – respondió avanzando hacia la cocina y Yunho lo siguió, buscaron y se dieron cuenta que no quedó nada, pero había para que se pudiera preparar algo rápido

  • No me dejes comiendo solo – le imploró infantilmente, Changmin sonrió

  • No te preocupes, puedo comer de nuevo – le guiñó un ojo, Yunho sonrió

  • Por eso me agradas – levantó su mano y le acarició la mejilla izquierda, como si fuera un niño, aquella acción le pareció curiosa a Changmin pero no se quejó, que diferencia a cuando Siwon lo acarició, las intenciones de Yunho no eran de ese tipo - ¿Y cómo van esas heridas? – preguntó poniéndose serio

  • Bien, Jonghyun me ayudó a curarlas – respondió sonriendo casi con timidez, Yunho se dio cuenta y le sonrió juguetonamente

  • Ese brillo en tus ojos, me agrada – dijo sinceramente, aunque no tenía mucho de conocer a Changmin, desde la primera vez que lo vio se dio cuenta que sus ojos estaban apagados, por lo poco que había oído, se daba cuenta que Changmin aún cargaba con la pena de lo que dejó atrás en Seúl

  • Es lindo ¿sabes? – dijo de pronto, Yunho lo observó fijamente – Saber que lo tengo conmigo, a veces pienso seriamente en darle una oportunidad, tal vez después me enamore de él, pero tengo miedo de herirlo – explicó mirando las rebanadas de pan que intentaba untar con mostaza

  • Si no lo intentas nunca lo sabrás – contestó con honestidad – Ni siquiera lo conozco bien pero me doy cuenta lo mucho que le importas, él me recuerda a Eunhyuk

  • ¿Por su amor hacia Donghae? – Yunho asintió

  • Yo nunca pude darle una oportunidad a Donghae, ya sabes, no me gustan los hombres, y créeme, una vez intenté pensar en él de forma distinta, el fracaso fue inminente – dijo divertido al recordarlo – Cerré mis ojos e intenté imaginar que lo besaba, al final siempre terminaba besando a Madonna o una estupidez así – explicó echando a reír después, Changmin se imaginó a Yunho besando a la cantante y también soltó una risa abierta

  • Debió ser extraño – dijo cuando se calmó un poco, Yunho asintió

  • Pero tú si puedes, así como Donghae pudo, y tú los has visto, se llevan tan bien

  • Es verdad – afirmó Changmin – Aun así no me quiero apresurar, si las cosas se dan entonces no tendré objeción – sonrió, mirando a Yunho, él también le sonrió. Se miraron unos instantes que a Changmin le parecieron una eternidad, quiso romper el hielo diciendo algo pero no supo qué decir, entonces Yunho le revolvió los cabellos juguetonamente

  • Eso es – dijo como si le hablara a un niño, y como no era la primera vez, a Changmin le pareció bastante extraño

  • ¿Por qué haces eso? Solo tengo dos años menos que tú – preguntó extrañado, pero no de mala gana, Yunho se echó a reír

  • No lo sé, eres lindo – contestó sin vacilar, al oír eso Changmin se avergonzó un poco, todo el tiempo escuchaba de otros homosexuales que era guapo, que estaba bueno, que estaba rico y un montón de adjetivos más, pero era la primera vez que alguien le llamaba lindo, y siendo Yunho heterosexual hizo que se avergonzara mucho más, Yunho notó ese sonrojo y él también se avergonzó, a Changmin se le hizo chistoso verlo sonrojado por algo así – No me malentiendas – se disculpó enseguida

  • No te preocupes – respondió y luego apretó los labios, intentando no reír

Ambos volvieron la vista a lo que se preparaban para comer, en silencio, no era incómodo pero sí un poco extraño. Por alguna razón a Yunho le vino a la mente su hermana, como si se la hubiera recordado en algo, sonrió mientras preparaba su comida, al lado de Changmin.

Llegaron a la ciudad vecina, Eunhyuk iba arreglar unos asuntos personales, luego irían por los encargos de Donghae, entre ellos la fruta que le pidió. Mientras Eunhyuk estaba ocupado con algo, Jonghyun lo esperaba afuera de un edificio de oficinas, había rechazado la idea de entrar porque quería tomar aire. El sol quemaba de forma agradable, había ligeras nubes que lo cubrían un poco, sin ocultarlo, Jonghyun decidió dar una vuelta a la manzana en lo que esperaba, mirando a su alrededor, tranquilamente. Al doblar la segunda esquina pasó por una tienda de instrumentos musicales y se detuvo ahí, mirando las guitarras a través del amplio cristal, admiró una semi eléctrica y estuvo tentado a comprarla pero el precio era muy alto

  • Supongo que hay pocas tiendas así por aquí – pensó al ver fijamente aquel precio, se resignó y suspiró, alejándose de ahí, dobló a la siguiente esquina, la tercera, vio a unos metros de él a alguien que lo hizo detenerse, dejándolo paralizado, aunque esa persona no lo vio a él

Jonghyun pensó que aquello debía tratarse de una tonta broma, o una casualidad muy ridícula, porque a pocos metros de él, afuera de un restaurante estaba Minho, charlando con un par de hombres, uno casi de su edad y uno mucho mayor, reían y hacían ademanes con sus cuerpos, como si se contaran chistes o algo así, a Jonghyun no le importó

  • ¿Qué hace aquí? – se preguntó molesto, luego se sintió aliviado de no haber sido descubierto, así que regresó por el camino que venía, nadie lo seguía, sin embargo cuando pasó dos esquinas miró atrás para sentirse seguro – Menos mal – pensó abrumado, odiaría tener que verlo cara a cara

Jonghyun llegó de nuevo a las afueras del edificio, Eunhyuk ya estaba ahí esperando, al verlo le sonrió y levantó su mano para saludarlo

  • Creí que te habías perdido – comentó divertido, pero al ver la expresión del otro dejó de sonreír - ¿Qué sucede?

  • Vi a una persona que no quería ver – contestó molesto

  • ¿Quién? Si se puede saber

  • El sujeto con el que comencé a salir la noche que Changmin vio a su novio engañándolo – contestó enseguida, su semblante era muy serio, Eunhyuk nunca lo había visto así

  • ¿Y él te vio?

  • Por fortuna no – respondió con un poco de alivio – Por favor no le digas a Changmin, se sentirá menos seguro en el pueblo y querrá huir – pidió con urgencia, el otro asintió

  • No te preocupes, no lo lastimaría así – dijo despreocupadamente, eso hizo sentir más tranquilo a Jonghyun

  • ¿Podemos alejarnos de aquí?

  • Sí claro, por acá venden lo que quería Donghae – contestó señalando hacia atrás de Jonghyun, entonces ambos se alejaron de prisa. El guitarrista no pudo sacar la imagen de Minho de su mente, se comenzó a sentir muy intranquilo y su sentido de protección hacia Changmin aumentó.

Después de haberse preparado algo para comer, Yunho y Changmin fueron hacia el comedor, ahí comieron mientras charlaban sobre cualquier cosa, nada importante, pero aquella charla les sirvió para conocerse mejor, Yunho se dio cuenta que Changmin le agradaba demasiado, congeniaban en muchas cosas, Yunho notó que Changmin era más maduro de lo que creyó, aunque era menor que él, podrían llegar a ser buenos amigos, a Yunho le gustaba hacer amistades y solía ser muy leal a ellas

  • Eres muy ocurrente – comentó Yunho luego de escuchar una anécdota de Changmin, éste se echó a reír al escuchar semejante adjetivo, luego negó con la cabeza

  • Solo un poco bromista, pero mejor dime ¿Qué misterios esconde la personalidad de Jung Yunho? – preguntó de pronto, interesado en él, el aludido miró hacia arriba, como si pensara

  • ¿Misterios? Ninguno – respondió convencido – Me gusta el baile, creo que eso no te lo había dicho – dijo de pronto, Changmin abrió los ojos con asombro

  • ¿Bailas? Quiero ver – dijo convencido y dio dos aplausos, como si quisiera animarlo, Yunho se soltó a reír

  • ¿Aquí? – preguntó dubitativo, Changmin asintió

  • Solo un poco, quiero ver, por favor – pidió con insistencia, Yunho se decidió y se puso de pie, frente a Changmin pero apartado casi tres metros de él. El mayor se puso serio y pensó en qué bailar, no tardó en elegir un fragmento de Billie Jean de Michael Jackson

Changmin miró con asombro lo bien que Yunho lo hacía, esa forma de moverse y la seriedad con que lo hacía. Los movimientos eran precisos y bien ejecutados, pero Changmin no solo se fijó en eso, sino en cómo se movía el cuerpo de Yunho, en un sentido menos artístico, pero se percató que estaba siendo poco discreto y se esforzó por no pensar en nada sucio, así que solo sonrió y aplaudió una vez que Yunho se detuvo, el mayor no se dio cuenta de aquel momento de debilidad de su único espectador

  • ¿Qué tal? – preguntó un poco avergonzado, aunque estaba orgulloso de sus habilidades, el menor asintió, sonriendo y aplaudiendo

  • Eres muy bueno, en verdad – dijo sinceramente, luego dejó de aplaudir - ¿No has pensado en bailar profesionalmente? – preguntó con curiosidad, pero aquella pregunta hizo que Yunho recordara momentos que habría preferido enterrar para siempre, sin embargo sonrió, con el mismo atisbo de nostalgia que Changmin percibió dos noches atrás

  • Solo una vez – respondió con voz baja – Pero ya no importa – habló con tono normal y volvió a sentarse frente a Changmin

  • ¿Hice una pregunta indiscreta? – preguntó preocupado

  • Algo así, pero no podías saberlo, así que no te preocupes – respondió tranquilo

  • Menos mal – Changmin sonrió aliviado

Luego de unos momentos en que no se les ocurrió de qué hablar, Changmin rompió de nuevo el hielo, ésta vez recordando las palabras de Donghae aquella mañana, se sentía curioso sobre lo que le estuvo preguntando el Barman, solo que no quería hacerlas tan bruscamente

  • Por cierto, anoche que fuiste a casa de Siwon ¿lograste verlo? Me quedé pensando en su nariz, ¿de verdad se la fracturé? – preguntó sin pausa, Yunho lo miró seriamente, luego negó

  • No me dejaron verlo – respondió al instante

  • ¿Ibas a golpearlo? ¿Por mí? – preguntó sonriendo, aquella idea, al igual que la noche anterior, lo hizo sentirse un poco avergonzado, pero contento

  • No sé cuál iba a ser mi reacción al verlo, pero me dolió verte así, herido – contestó sinceramente, mirando las heridas en el rostro de Changmin, haciéndolo sentirse cohibido

  • Eso es lindo de tu parte, no nos conocemos mucho y sin embargo… - se quedó callado unos momentos, Yunho lo miraba atentamente – Olvídalo, muchas gracias – terminó su frase de aquella manera, aunque Yunho sintió que no era lo que quería decir

  • Creo, que también era por mí – dijo finalmente, agachando la mirada, Changmin percibió en el tono de su voz un cambio, aunque no supo qué era, tal vez timidez

  • ¿Estás bien? – preguntó preocupado, Yunho levantó la mirada y aunque sonreía, Changmin se dio cuenta que su sonrisa era nerviosa

  • Te contaré algo que nunca le conté a nadie – dijo de pronto, Changmin notó que tenía la mirada ausente – Me da vergüenza, pero siento que podrás entenderme – aquellas palabras hicieron que Changmin tragara saliva duramente

  • Puedes decírmelo, no se lo diré a nadie – expresó sinceramente, tratando de mirarlo a los ojos, pero Yunho parecía mirar a un costado, Changmin no supo si evitaba su mirada o si era parte de su invocación de recuerdos

  • Un día Heechul vino a mí, él es amante de Siwon, pero también su principal lacayo – comenzó a contar – Me dijo que un auto de su señor estaba averiado, que si podía ir a verlo, así que no dudé en hacerlo. Efectivamente tenía un problema mecánico, tardé casi una hora en terminarlo, habían las refacciones necesarias, cuando acabé Siwon fue a comprobar que su auto estaba ya arreglado y me invitó a pasar a tomar algo, lo rechacé pero acepté el refresco que me llevó Heechul… – hizo una pausa, como si se hubiera arrepentido de seguir

  • ¿Estás bien? – preguntó preocupado Changmin, estiró su mano sobre la mesa y la colocó sobre la de Yunho

  • Que ingenuo fui – sonrió nervioso – Cada vez que me veía me acosaba, jamás le importó si no me gustan los hombres ¿Cómo diablos caí? – se preguntó, reprochándose, a Changmin ya se le comenzaba a agolpar en la cabeza el desenlace de esa historia – No sé qué le puso a esa bebida, me comencé a sentir mal, luego me desmayé, cuando desperté – se calló de pronto, luego miró hacia Changmin, se vieron a los ojos, los de Changmin estaban más abiertos, sorprendido, no se atrevió a preguntar, pero se imaginó lo peor

  • ¿Acaso te…? – se detuvo de pronto, no se atrevió a preguntar, pero Yunho negó

  • No, eso no – respondió aliviado – Pero es obvio que era lo que pretendían – dijo avergonzado, recordando de pronto, no explicó a Changmin detalles, porque muchos no los tenía claros, pero cuando Yunho despertó no tenía camisa y Heechul intentaba quitarle los pantalones, mientras Siwon aprovechaba, tocándolo

  • ¿Los dos? – preguntó abrumado, ni siquiera él siendo Gay podía imaginarse en un trío, la verdad es que Changmin era demasiado reservado, no hacía cosas atrevidas, a menos que tuviera demasiada confianza con alguien

  • Por fortuna soy alto y no peso poco, supongo que la sustancia que pusieron en mi bebida no fue suficiente, al menos no para terminar el trabajo, sin embargo durante mucho tiempo me quedó la duda de todo lo que me hicieron, no tengo idea – dijo con voz tenue, como pensando, Changmin lo miraba fijamente

  • Lo siento – Yunho negó al oír eso

  • Por eso anoche estaba asustado, no quería que pasaras por algo como lo que pasó conmigo

  • Gracias – dijo avergonzado, pero hasta cierto punto conmovido

  • Ese día escapé antes que pudieran concretar cualquier acto sucio, pero en una ocasión Heechul se presentó en el Bar, buscándome, tuvimos una acalorada discusión afuera y surgieron muchos rumores en el pueblo, pero a nadie le conté lo que pasó, es vergonzoso

  • No fue tu culpa – interrumpió Changmin – Tú me lo dijiste anoche, Nadie merece pasar por esto – le sonrió amablemente y apretó su mano, aún sobre la de Yunho

  • Gracias – sonrió con amabilidad – Vaya, nunca pensé que contaría esto a alguien – dijo de pronto, asombrado, incluso para él que lograba confiar fácilmente en las personas, le resultaba sorprendente la confianza que Changmin despertó en él, incluso como para contarle algo que ni a Donghae le había contado.

Cuatro días después, luego de despertar, Changmin tomó un baño, ya no tuvo necesidad de ponerse la gasa en la mejilla, pero aún se ponía algo en el labio, lo lastimado de sus muñecas había sanado por completo y ya no sentía dolor muscular. Se miró en el espejo y se sonrió

  • Poco a poco recupero mi guapura – dijo en broma, guiñándole el ojo a su reflejo, se acomodó el cabello por última vez antes de salir del baño, afuera Jonghyun hacía guardia, esperando – Todo tuyo – señaló el baño, su amigo sonrió y entró a bañarse, Changmin miró la puerta cerrada unos instantes antes de alejarse – Desde aquella noche no hemos vuelta a estar tan cerca – meditó cabizbajo

Changmin extrañaba la cercanía que tuvieron aquella noche, pero luego de esa no volvieron a hacer nada similar. Suspiró resignado y fue a su habitación, miró su celular y había una llamada perdida de su mamá, así que aprovechó para llamarla y saludar, tenían días sin hablarse.

Mientras acomodaba las mesas del Bar, Donghae recibió una visita que lo alegró, se trataba de un candidato para ser mesero, nadie había ido a buscar ese puesto, muchas personas no gustaban de ese Bar porque sabían que sus dueños eran una pareja homosexual, aunque a muchas personas eso no les interesaba, les gustaba el Bar, además desde la llegada de Changmin y Jonghyun los clientes habían aumentado considerablemente

  • Pasen, por favor – indicó Donghae al recién llegado, el cuál iba acompañado de su novia, iban tomados de la mano, sonriendo – Siéntense – les hizo la seña y ambos se sentaron frente a Donghae – Vives por aquí ¿no? Te he visto – dijo confiadamente y el otro asintió

  • Sí, mi novia y yo vivimos cerca del Restaurante de la carretera – indicó

  • Cierto, ya decía yo – dijo relajado – Bueno, el trabajo es de mesero, de martes a domingo, el horario es de siete de la tarde a dos de la madrugada, a excepción del sábado, que abrimos a las ocho y cerramos a las cuatro de la madrugada, a menos que ya no haya gente, entonces cerramos poco antes, el domingo abrimos a las seis y cerramos a la una, el sueldo lo veremos con Eunhyuk, él administra las finanzas, pero no es poco, te aseguro

  • Suena muy bien – respondió el chico, miró a su novia y ella asintió

  • ¿Entonces si te interesa?

  • Sí – contestó emocionado – Me quedé desempleado hace tiempo y aquí no hay mucho donde conseguir, te soy sincero, no me imagino siendo mesero toda la vida

  • Entiendo – dijo sonriendo, aunque le pareció innecesaria la explicación – Entonces te espero aquí a las seis, así te explico dónde está todo y te presento con los demás

  • Sí – el chico y su novia se pusieron de pie, él estiró su mano hacia Donghae y se estrecharon con cordialidad – Kim Junsu – se presentó al instante

  • Lee Donghae – respondió. Soltaron sus manos y el chico se alejó con su novia, Donghae sonrió satisfecho cuando se fueron, había deseado conseguir a alguien de una buena vez, odiaba ver a su novio tan cansado cada noche, además permitirse otro empleado más era la mejor señal de que su negocio se solidificaba cada vez más.

Llegada la tarde, Donghae presentó al nuevo empleado ante su novio y sus dos músicos, Yunho también estaba ahí, luego le mostró a Junsu el resto del Bar junto con Eunhyuk y le dieron indicaciones; en la tarima, Jonghyun y Changmin veían que tocarían esa noche, mientras que Yunho estaba sentado, observando al par de músicos. Una hora más tarde, luego de que abriera el Bar, Yunho se acercó hacia los dos amigos

  • ¿Vas a bailar lo que toquemos? – preguntó Changmin en broma, Yunho soltó una carcajada divertida, mientras Jonghyun no entendía qué significaba eso. El mayor sonrió, luego negó

  • Iré por una chica a su casa y vendremos al Bar, cuando estemos aquí ¿pueden cantar algo para ella? De mi parte, claro – pidió emocionado, le gustaba preparar cosas diferentes para cada chica con la que salía y era la primera vez que dedicaba una canción. Changmin y Jonghyun se miraron y ambos asintieron, luego sonrieron hacia Yunho

  • Si nos la sabemos, claro – contestó Changmin

  • No creo que no, es clásica – dijo convencido – Pretty Woman, la de la película – dijo con mala pronunciación, pero no importaba mucho, aunque a Changmin le pareció lindo escucharlo pronunciar mal. Los amigos se miraron, Jonghyun inclinó la cabeza, como dudando - ¿No se la saben? – preguntó decepcionado

  • Yo sí, es de Roy Orbison – respondió el guitarrista

  • Sí, me sé la letra… - Changmin guardó silencio unos momentos – La canción es linda pero ¿No te parece extraño cantarle a tu chica el tema principal de una película que habla de un hombre enamorado de una prostituta? – preguntó con gesto divertido, Jonghyun asintió pues él estaba pensando exactamente lo mismo, Yunho se sonrojó por completo porque no había pensado en eso

  • Pero la canción es linda ¿no? – preguntó preocupado – Digo, la letra no tiene que ver con la película ¿o sí?

  • No, no tiene que ver, pero ¿Qué te parece si cantamos otra? – preguntó animado Changmin, luego miró hacia Jonghyun “Just the way you are” de Bruno Mars – dijo emocionado, amaba esa canción

  • Es perfecta – dijo sonriendo - ¿En acústica? – preguntó a Changmin y él asintió

  • No la conozco, pero confío en ustedes – respondió Yunho aliviado – Son lo máximo chicos – los miró a ambos y luego se alejó, rumbo a la salida del Bar

  • Buena elección, pareces emocionado, ¿tanto te gusta esa canción? – Changmin asintió, lo miró a los ojos y sonrió

  • Kyuhyun me pidió que fuera su novio cantándome esa canción – respondió sin dejar de sonreír, pero Jonghyun se puso serio, mirándolo fijamente – No te preocupes, ya no me afecta – dijo encogiéndose de hombros, pero su amigo no le creyó

  • Sí tú lo dices – respondió sonriendo aunque seguía sin creerle.

Dos horas después Yunho regresó al Bar, acompañado de Stephanie, aquella sería su tercera cita contando el día que solo fueron al arroyo. Hacía mucho que a Yunho no le gustaba lo suficiente una chica como para buscar algún tipo de compromiso, pero esa noche pretendía pedirle que fuera su novia. Cuando lo vieron llegar, el par de músicos apuró las cervezas que se estaban tomando, faltaban diez minutos para que terminara su descanso, pero no les importó, fueron para cumplir con su promesa

Yunho y la chica tomaron asiento a pocas mesas de la tarima donde tocaban Changmin y Jonghyun, el nuevo mesero les tomó la orden y no tardó en llevarles sus bebidas, acompañados de algunos snacks que Yunho pidió

  • El otro día que fuimos a bailar la pasé muy bien – comentó ella y él asintió satisfecho, en la ciudad vecina había un lugar para bailar que le gustaba mucho entre semana porque era mucho más tranquilo – Y ciertamente me sorprendiste mucho

  • ¿De qué hablas? Quien terminó asombrado fui yo – respondió galantemente y le dio un beso en la mejilla, luego le agarró la mano

  • A veces no sé si creerte ¿lo dices para conquistarme o…?

  • Hablo en serio, siempre – interrumpió sutilmente - ¿Crees que te engañaría?

  • No lo sé – contestó con sinceridad y él se echó a reír

  • Cría fama y échate a dormir, dicen –

  • Eso parece – devolvió ella y ambos se rieron. A Yunho le gustaba que no le dieran por su lado ni que fingieran en su presencia, tal vez por eso rara vez se identificaba tanto con alguien.

  • Hola, buenas noches – habló Changmin en el micrófono, llamando la atención de los clientes – Cantaremos una canción a petición de alguien, así que nos pondremos un poco románticos – miró hacia Yunho y le guiñó un ojo, la chica se dio cuenta y fue obvio para ella que Yunho había pedido una canción para dedicársela, volteó a verlo y sonrió nerviosa, se miraron mutuamente unos momentos y luego miraron hacia la tarima

Changmin y Jonghyun se sentaron en dos sillas que acercaron la una a la otra, el guitarrista tomó el instrumento, mientras que el micrófono estaba en su base, colocado en medio de los dos, ya que su amigo le ayudaría en los coros. La canción comenzó, Stephanie la identificó enseguida y eso la emocionó ya que le gustaba. Changmin cantó la canción con sentimiento, pues invariablemente le trajo buenos recuerdos, y aunque sus ojos estaban brillosos no le atacaba el deseo de llorar, cuando cantaba los coros miraba a su amigo y él le devolvía la mirada, Jonghyun se sintió aliviado de no verlo triste

Casi al final de la canción, Yunho acercó más la silla hacia la de la chica y sostuvo con mayor fuerza su mano, con la otra le apartó cabello de la cara y se miraron a los ojos

  • Me gustas, mucho – confesó decidido, mientras la canción continuaba de fondo, con la dulce voz de Changmin

  • Y cuando sonríes, el mundo entero se detiene a mirarte por un momento

  • ¿Quieres ser mi novia? – preguntó poniéndose un poco serio, pero ella sonreía emocionada, no imaginaba que él haría eso, mucho menos de aquella manera

  • Claro que quiero – respondió sinceramente, Yunho sonrió amplio y se acercaron, comenzando a besarse, como si el mundo alrededor no existiera

Changmin los miraba y pensó en su ex, luego se preguntó si algún día él iba a poder superarlo al grado de encontrar a alguien más con quien quisiera estar, poco a poco aquella idea de no quererse enamorar jamás iba desapareciendo. Terminaron de cantar la canción y recibieron muchos aplausos

  • Gracias – dijo avergonzado Changmin, cuando le aplaudían de aquella forma se abochornaba, se sentía como un cantante profesional.

Desde la barra, Donghae había mirado la escena, a Yunho declarándose y luego besándose con la chica, supuso que la cosa iba más en serio, pero extrañamente no se sentía como otras veces, tan solo sonrió con nostalgia. Eunhyuk lo miraba desde una de las mesas, de pie, se daba cuenta de lo que le pasaba a su novio cada vez que eso sucedía, aunque hablaban muy poco del tema, lo menos posible.

Los clientes del Bar fueron yéndose poco a poco, la hora de cerrar se acercaba, hacía rato que Yunho y Stephanie se habían marchado, el nuevo empleado terminó todo lo que tenía pendiente y se fue también, quedándose los cuatro habitantes de la casa, Eunhyuk estaba mucho más relajado que las anteriores veces, el trabajo se le había aligerado bastante

  • ¿Una cerveza chicos? – preguntó Donghae al par de amigos, quienes estaban dejando sus instrumentos, ambos asintieron y luego bajaron de la tarima, se acercaron a la barra y se sentaron en los bancos altos

  • Hoy estuvieron geniales – halagó sinceramente – Y esa canción que cantaron los dos, escuché muy buenos comentarios de los clientes

  • Gracias, Yunho quería algo especial para su chica – respondió Changmin contento – Que envidia, semejante hombre dedicándote una canción – dijo sin pensar, Eunhyuk soltó una carcajada extendida

  • Sí que te  gusta ¿eh? – comentó divertido

  • Desde la primera vez que lo vio – se metió Jonghyun, poniendo una expresión de fastidio

  • Vamos ¿Qué soy el único homosexual no ciego aquí o qué? – preguntó divertido – Bueno – miró a Donghae y él sonrió, entendiendo a que se refería – Ustedes dos tienen problemas, el tipo está buenísimo, no finjan – dijo dirigiéndose a su amigo y a Eunhyuk, el mesero sonrió

  • Lo conozco desde hace mucho, ya me acostumbré a su presencia, no me inspira nada – respondió con sinceridad, la verdad es que nunca le había gustado de esa forma

  • Claro que está bueno – admitió Jonghyun – Pero no tanto, he visto más buenos y más guapos – dijo mirando a Changmin, él entendió al instante y sonrió, luego le colocó una mano en la rodilla para disimular su sonrojo

  • Bueno, da igual – se encogió de hombros – Mañana es sábado, será un día pesado, creo que me iré a dormir – dijo después, miró hacia su amigo y él asintió

  • También yo – contestó enseguida y ambos se levantaron de sus bancos, terminaron sus cervezas y se marcharon

  • Bien, hora de hacer cuentas – dijo Eunhyuk luego de estirarse, fue hacia la barra donde estaba Donghae y entró, de ese lado estaba la caja registradora

  • Eunhyuk – lo llamó su novio, quien estaba a su lado, él volteó y se encontró con los brazos de Donghae alrededor de su cuello, sonrió al tenerlo tan cerca – Hacemos cuentas mañana – dijo en tono bajito, luego se acercó más, cerrando sus brazos más fuerte y le dio un beso en el cuello, haciéndolo sonreír más

  • ¿Qué haces? – preguntó riéndose al sentir los traviesos labios de su novio

  • Hoy no estás tan cansado ¿o sí? – preguntó mientras lo besaba, luego lo soltó un poco para poder darle besos en el rostro – Hace más de una semana que no hacemos el amor – lo miró luego a los ojos y después se besaron, Eunhyuk lo abrazó por la cintura, acercando más su cuerpo, sintiendo su notable erección

  • Que rápido te calientas – dijo en broma, sonriendo, Donghae continúo besándole el cuello

  • Vamos arriba – le susurró en la oreja y luego se apartó, Eunhyuk asintió, dejaron todo y se agarraron de la mano. El Bar ya había sido cerrado con el candado, ya solamente apagaron las luces, subieron las escaleras rápidamente y entraron en la habitación, al instante se comieron a besos, con necesidad, aunque intentando no hacer tanto ruido, la casa no era muy nueva y había mucho eco de repente

  • Van a oírnos – dijo en voz baja Eunhyuk mientras llevaba a Donghae a la cama, se rieron traviesamente y volvieron a besarse hasta no poder más

  • No importa, te necesito tanto – respondió convencido. Antes de que Changmin y Jonghyun llegaran a sus vidas eran muy activos, si no estaban muy cansados lo hacían prácticamente cada noche, o cada tercer día

  • Si nos oyen – dijo de pronto el mesero, acariciando las piernas de Donghae, buscando separarlas – Tal vez se animen y lo hagan ellos – sonrió divertido, luego se abalanzó hacia delante, penetrándolo, sosteniéndole ambas piernas a los lados de su cadera, Donghae se agarró con fuerza de sus hombros y sonrió excitado

  • Eso… - cerró los ojos y jadeó – Sería genial – con la mirada perdida por el placer, buscó los labios de su novio y se entregó a los acompasados vaivenes con los que Eunhyuk lo penetraba, no temió gemir y ser escuchado, amaba hacer el amor con Eunhyuk, siempre sabía cómo hacerlo tocar el cielo.

En su habitación, Changmin no podía dormir, hacía demasiado calor, así que decidió salir e ir al baño a refrescarse un poco, al abrir la puerta le pareció escuchar un sonido extraño pero no le tomó importancia, era la cama en la otra habitación, moviéndose al ritmo de los amantes que la habitaban. A medida que caminaba hacia el baño el sonido era más fuerte, pero no solo eso, alcanzó a distinguir la gimiente voz de Donghae, la de Eunhyuk sonaba menos fuerte, pero a Changmin le sobró entendimiento, se sonrojó enseguida, quedándose paralizado a unos pasos del baño, giró su cabeza hacia la puerta de aquella habitación

  • Qué envidia – pensó desganado - ¿Algún día volveré a tener sexo? – se preguntó con tristeza, dio media vuelta y regresó a su habitación, antes de cerrar la puerta vio la de la habitación de su amigo cerrada y suspiró – Si no fueras mi mejor amigo te habría comido desde hace tiempo – suspiró tristemente y entró en la habitación, cerró la puerta y se acostó en la cama, esta vez pudo dormir al instante.

Varias semanas después…

Dentro de su habitación, Changmin abrió los ojos cuando el reloj de su celular marcó las siete de la mañana, ese día despertó con el ánimo caído, la fecha del calendario solo le recordó un cúmulo de sentimientos que había tratado de ignorar en todo ese tiempo, pero su mente se sintió de pronto lejana, en Seúl, donde había dejado prácticamente toda su vida. Suspiró agobiado y el cuerpo le pesó para poderse levantar, hacía mucho tiempo que no sentía ese desánimo, para colmo el cielo estaba nublado, pese a que no era temporada de lluvias, aún faltaban semanas para eso

  • Hoy no tengo ganas de nada – se dijo en voz baja, miró el techo y suspiró. Aquel día era viernes, el Bar seguro iba a tener muchos clientes, pero aunque faltaban muchas horas para eso, Changmin ya se sentía desanimado, no quería cantar ese día. Cerró los ojos e intentó dormir de nuevo, pero no pudo, se sentía deprimido, incluso hasta para dormir.

Alrededor de las nueve de la mañana, Eunhyuk salió de la habitación, en la parte de abajo ya estaban despiertos su novio y Jonghyun, ambos preparaban el desayuno, Eunhyuk llegó hasta la cocina y los observó

  • ¿Dónde está Changmin? – preguntó al notar que no estaba ni en la cocina ni en el comedor

  • Es verdad ¿dónde está? ¿seguirá dormido? – se preguntó Donghae, pero dirigiéndose hacia Jonghyun, él suspiro, se veía inquieto

  • No lo creo – respondió tajantemente y no dijo más, Donghae y Eunhyuk compartieron una mirada pero no abundaron en el tema – Desayunemos sin él – pidió, aunque para la pareja eso resultaba muy extraño. Terminaron de preparar el desayuno y se sentaron en el comedor

  • ¿Changmin está enfermo? No entendemos que pasa – comentó al fin Eunhyuk, sintiéndose demasiado curioso respecto al tema y no le importó ser indiscreto, ésta vez Donghae no lo reprendió por su falta de tacto, también estaba intrigado, Jonghyun suspiró

  • De seguir con su ex, el día de hoy ellos estarían cumpliendo cinco años juntos – explicó sin mayor detalle, Donghae y Eunhyuk se quedaron en silencio unos momentos

  • ¿Crees que está deprimido? – preguntó Eunhyuk

  • Lo más probable, si no ha venido por comida… - respondió Jonghyun, mirando luego atento su plato – ¿No debería haberlo superado ya? Hace más de cuatro meses que lo abandonó – dijo de pronto, molesto, rara vez tenía aquella expresión

  • Jonghyun – llamó Donghae y el aludido volteó a verlo – Tú mismo dijiste que era su adoración, que lo amaba intensamente, ¿crees que lo olvidará de tajo en solo cuatro meses? – preguntó con gesto de preocupación, Jonghyun meditó unos momentos - ¿Hace cuánto estás enamorado de él?

  • Siete años – respondió avergonzado

  • Y si cinco años de verlo junto a alguien más siendo feliz no te hizo dejar de amarlo, entonces ¿por qué crees que él olvidará por completo a su ex novio en solo cuatro meses? – preguntó con firmeza, Jonghyun se quedó callado unos momentos más

  • Porque Changmin no hizo nada para que yo dejara de amarlo, fui yo el que nunca luchó por él – respondió con frustración – En cambio él se acostaba con un amigo muy cercano, en su propia cama, ¿no es motivo suficiente para aborrecerlo? – preguntó enojado, Donghae no supo que decir, agachó la mirada

Eunhyuk miró a ambos por turnos mientras se hablaban, entonces decidió intervenir

  • Eso no importa – dijo de pronto y los otros dos voltearon a verlo – Changmin está allá arriba, quizás deprimido, necesita que le subamos el ánimo, no que justifiquemos que se sienta un miserable, suponiendo que así se sienta – dijo elevando la voz, Donghae asintió y sonrió, orgulloso de él

  • Es verdad, no lo dejemos solo, le prepararé algo especial – dijo Donghae, levantándose de la mesa sin terminar su desayuno

  • ¿Estás bien? – preguntó el mesero al otro, Jonghyun negó en silencio – Debes mejorar tu ánimo, Changmin aún te necesita

  • Lo sé – dijo sin mucha emoción, él tampoco dejaba de pensar en aquella noche, todo había pasado tan rápido y habían decidido adoptar otras vidas tan de repente que por primera vez en todo ese tiempo, Jonghyun se preguntó cuánto duraría esa aventura antes que Changmin sucumbiera y decidiera regresar a Seúl y recuperar su vida. Ahora Jonghyun no estaba siendo para nada optimista

Luego de ir al baño, Changmin regresó a la habitación, fue hacia su maleta y la abrió en el suelo, su ropa estaba colgada en el armario y muchas de sus cosas estaban afuera, pero dentro de esa maleta guardaba algunas cosas, entre ellas la ropa que usó el día de la fiesta, el viejo celular que antes tenía y el anillo que le dio su antigua suegra, éste último lo sustrajo y regresó a la cama, se acostó boca arriba y lo extendió frente a él, subiendo su mano derecha. Miró atentamente aquella joya y sonrió con nostalgia

  • Éste será siempre el signo de nuestro amor – musitó, recordando las tontas palabras que había dicho el día de la fiesta, luego de besar el objeto y antes de estrecharlo contra su pecho, cerca del corazón. – Que idiota fui – dijo molesto – Creyendo cuentitos de hadas, que todo era perfecto – bufó enojado. Cerró la mano alrededor del anillo y se giró, quedando de costado, mirando hacia la pared, cerró los ojos, sintiéndose cansado.

Changmin abrió los ojos cuando sintió que alguien movía su cuerpo, había logrado quedarse dormido de nuevo pero tan solo fue media hora, se giró a su lado derecho y vio a Donghae de ese lado de la cama, tenía una charola con comida, la cual dejó en el buró junto a la cama

  • Seguro tienes hambre – dijo con una sonrisa amable

  • Un poco, gracias – respondió Changmin con desgano, se incorporó en la cama y cerca de la puerta vio a Eunhyuk y a Jonghyun, ambos le sonreían - ¿Qué pasa? – preguntó extrañado, luego entonces entendió que quizás su amigo les dijo que día era aquel – Entiendo – dijo antes de que le respondieran, miró el vaso con jugo y lo agarró, le dio un sorbo – Gracias – dijo avergonzado y comenzó a comer, en silencio

  • Changmin, haremos lo posible por hacerte sentir bien, si quieres algo, solo dínoslo – dijo Donghae de buen ánimo, sentándose a un lado de él, Changmin sonrió conmovido, de pronto sintió que Donghae era como una especie de mamá

  • Hoy no creo que quiera algo especial – respondió encogiéndose de hombros

  • Nada ganas con esa actitud – dijo de pronto Jonghyun – Ya no eres un niño

  • Déjame en paz – respondió tajantemente, dejó de comer y volvió a costarse, dándole la espalda a Donghae, luego cerró los ojos. Eunhyuk miró hacia el guitarrista y negó con la cabeza, en silencio

  • Oye – le habló de nuevo a Changmin, pero este lo ignoró - ¿Quieres dar lástima? Bien, porque te ves patético – dijo enojado y salió de la habitación, Donghae y Eunhyuk compartieron una mirada de sorpresa, jamás los habían visto pelear así

  • Supongo que no todo es miel en el paraíso – pensó Eunhyuk, miró a Changmin y se acercó a la cama, al sentir el movimiento sobre ella Changmin abrió los ojos, el mesero le vio los ojos rojos, las palabras de Jonghyun le habían dolido – No tiene nada de malo deprimirse, es normal – le sonrió – Pero ¿no se siente mejor sonreír? – preguntó mostrándole también una sonrisa, levantó su dedo y le tocó la punta de la nariz, luego se levantó de la cama

  • Si quieres llorar hazlo, desahógate, pero recuerda también todo lo que has ganado este último tiempo ¿vale? Y míranos como tus amigos, porque nos importas – dijo Donghae finalmente y también se levantó de la cama. Changmin se giró de nuevo, se sentó y los miró a ambos, les sonrió con tristeza y no tuvo palabras para responder, tan solo asintió

  • Te dejamos solo, tienes mucho en qué pensar – dijo Eunhyuk y caminó a la puerta, su novio se le unió y ambos salieron

  • Gracias – dijo al fin aunque ya no le oyeron, un par de lágrimas se le resbalaron pero las enjugó enseguida, volviéndose a acostar después, cerró los ojos e intentó no recordar, pero ese día más que ningún otro, los recuerdos lo atormentaron.

En su habitación, Jonghyun miraba a través de la ventana el cielo nublado, su corazón acelerado no podía sentirse tranquilo, había sido duro con Changmin, pero odiaba verlo así, había creído que estaba superado, que Kyuhyun ya no era nada para él y ahora que veía lo equivocado que estaba se sentía molesto

  • Mejor hablo con él – reflexionó, convencido, se armó de valor y salió de la habitación, fue hacia la de Changmin y no tocó, entró, su amigo seguía tumbado en la cama, de costado. Al oír el ruido se incorporó un poco, vio a Jonghyun y bufó con fastidio

  • Vete, no querrás que alguien tan patético como yo te abrume – dijo molesto, sin abrir sus ojos, su amigo empuñó las manos, intentó calmarse pero no pudo, así que se acercó violentamente a la cama y agarró a Changmin del brazo

  • Levántate – le ordenó enojado, Changmin lo miró sorprendido, el agarre en su brazo era fuerte, miró aquella mano que le sostenía y luego miró a su amigo – Basta de sentirte así

  • ¿Así cómo? – preguntó molesto, se deshizo del agarre y se levantó repentinamente de la cama, al hacerlo dejó caer el anillo que sostenía con fuerza, Jonghyun lo miró, Changmin se apresuró a recogerlo - ¿Cómo me siento según tú? – volvió a preguntar, abrumado

  • ¿Cómo va a ser? Deprimido, triste – respondió, retándolo, Changmin sonrió con amargura

  • ¿Y cómo debería sentirme entonces? ¿Enojado? ¿Furioso? Espera – sonrió sarcásticamente – Debería odiar a Kyuhyun ¿verdad? Así tú serías el héroe…

  • Cállate – intentó interrumpirlo, pero Changmin no se detuvo

  • Y yo correría a tus brazos, ¿no? – preguntó burlonamente, pero enojado, instantes después se dio cuenta de lo que había dicho, miró en Jonghyun una expresión de tristeza tal que sintió un frío recorrerle la espalda. Se miraron en incómodo silencio por unos momentos

  • Listo, ya lo dijiste – sonrió con amargura – Ahora el patético soy yo ¿no es cierto? – dijo con voz baja, Changmin no supo que decir, tan solo vio a Jonghyun darle la espalda y regresar a su habitación, Changmin se mordió el labio inferior con fuerza, dio un paso al frente, pero se arrepintió de ir tras él

  • No, si voy ahora solo nos diremos cosas peores – pensó convencido. Suspiró resignado, ese día solo estaba actuando sin pensar, no era bueno estar ahí, así que fue hacia el armario y sacó ropa, se vistió, guardó el anillo en la bolsa de su pantalón y salió de la habitación, bajó las escaleras y atravesó el Bar, no se topó con los otros dos, salió a la casa y caminó rumbo al riachuelo, el cielo amenazaba con llover, pero no le importó.

En su habitación, Jonghyun estaba sentado en la orilla de la cama, limpiando el par de lágrimas que derramó, pero más que de tristeza fueron de coraje, se sintió mal con él mismo, todo ese tiempo había sido egoísta y no se dio cuenta hasta que Changmin se lo escupió en la cara. Si no quería que Changmin sufriera era porque sabía que así jamás superaría a Kyuhyun y él nunca tendría una verdadera oportunidad con él

  • Debería ayudarte y solo te estoy estorbando – pensó agobiado, luego se levantó de la cama y caminó hacia la ventana, desde ahí vio la casa de Yunho, a Changmin no lo vio porque hace minutos que había pasado por ahí para irse hacia el riachuelo – Tal vez jamás estemos juntos, ¿Qué sigo haciendo aquí? – pensó con pesimismo. En ese momento la puerta de la casa de Yunho se abrió, de ahí salían él y su novia, tomados de la mano, se dirigieron al auto de ella y subieron, alejándose enseguida de ahí.

La gran ciudad de Seúl, con su ruido y su contaminación, con el ir y venir de las personas con prisa, desesperadas por llegar a tiempo a su destino, era el escenario perfecto para aquella casa donde reinaba el silencio, llena de suciedad. Afuera el cielo nublado era el contraste que necesitaba para que el ambiente se completara, en conjunto con el ánimo de su único habitante. En la habitación del fondo estaba él, tirado en el suelo, junto a su deplorable cuerpo tres botellas vacías de whisky

Kyuhyun yacía en el suelo, acostado de lado, aquel día, como casi todos los días, amaneció con resaca, curándosela con más alcohol. Su barba y bigote sin afeitar desde hace casi tres semanas, la última vez fue porque su madre lo obligó, pero incluso ella dejó de luchar, convencida de que la única solución para levantar a su hijo tenía nombre y apellido, pero él se había ido

Las lágrimas de sus ojos se deslizaban hasta el suelo, miraba al vacío, aquel día en especial se sentía abrumado, recordando los mejores momentos de su vida, junto al único hombre que había amado en toda su vida, a quien había destrozado, destrozándose él al mismo tiempo. El teléfono de la casa sonó insistentemente y él jamás respondió, instantes después sonó su teléfono celular, como siempre que sonaba, Kyuhyun se levantó de prisa, con la única esperanza de que fuera Changmin, aquel era el único teléfono que contestaba

  • ¿Hola? – preguntó con voz ronca, del otro lado solo escuchó vacío, luego una respiración, entonces sonrió ilusionado – Mi amor, ¿eres tú? – preguntó desesperado, pero no recibió respuesta – Changmin, dime que eres tú, mi vida…  vuelve – rogó casi al punto de llorar, pero del otro lado aquella persona colgó – Espera… espera – llamó, pero nada, era tarde, le habían colgado. Desesperado comenzó a llorar, cayó de rodillas al suelo, apretando el celular, luego dejó caer ambos brazos a los costados de su cuerpo – Feliz Aniversario – susurró sin emociones aparentes, sus ojos vacíos, pero estaba destrozado.

Dentro de la casa se comenzaron a oír ruidos, pero no le importó, si eran ladrones o asesinos los recibiría con los brazos abiertos, en esos momentos sentía que si la muerte llegaba, sería bien recibida, como la mejor de las amigas. Pero no era ella, era alguien más, alguien que entró en su habitación y lo miró desde el marco de la puerta

  • Hola querido – la voz de Minho sonó como un eco vacío, sin importancia, Kyuhyun desvió su mirada hacia él, lo observó con el mayor de los desprecios

  • Otra vez tú – balbuceó enojado. Se levantó del suelo y fue hasta la cama, se tiró en ella, mirando hacia el techo – Lárgate de mi casa – le espetó

  • ¿Así me recibes? Hace diez días que no vengo a limpiar tu patético vómito – dijo de forma despectiva

  • Nadie te lo pidió y no me importa, por mí jamás vuelvas – respondió, luego dirigió una mirada hacia él, Minho sonrió con desprecio

  • Traje comida, mira que estás flaco y demacrado – dijo al mirarlo, efectivamente Kyuhyun estaba más delgado y su rostro más pálido y ojeroso, los labios resecos

  • ¡No me importa, entiende! – le gritó enojado

  • Ya, que difícil te pones, solo das lástima – lo miró de nuevo con desprecio – Pero hice algo por ti, un regalo, míralo como algo positivo – dijo orgulloso, sacó de su chaqueta un sobre y se lo aventó a la cama, Kyuhyun no le prestó atención – Míralo cuando te decidas a dejar de lloriquear – aconsejó por último, le dio la espalda y se alejó, pero Kyuhyun ni siquiera miró aquel sobre

La puerta de la casa se cerró con un azote y de nuevo Kyuhyun se quedó solo, Minho tenía una copia de la llave porque entre ellos tenían copias de llaves de los otros, así también se habían dado cuenta que el viejo departamento de Jonghyun fue vendido y la chapa cambiada, a diferencia del auto, el cual dejó afuera la noche de la fiesta, ese Kyuhyun se dio a la tarea de destartalarlo a palazos, ardido al suponer lo peor, Changmin se había escapado con él, no cabía duda, nadie sabía de ambos, al menos es lo que decían sus familias

Kyuhyun se levantó de la cama y fue a la parte de abajo de la casa, ahí había un estudio pequeño donde Changmin y él guardaban algunas de sus cosas, entre ellas los discos de música, su ex novio tenía una extensa colección de discos, de quien más tenía eran de su cantante favorita, compatriota, pero también de otros artistas, sacó uno al azar y lo colocó en la consola, se trataba de ABBA, un grupo sueco de los años setenta. Kyuhyun se tiró en el sillón individual que estaba ahí, a su mente llegó el recuerdo de las tardes con Changmin, cuando su novio se sentaba en sus piernas y mientras oían música se besaban, charlaban, se abrazaban e incluso hacían el amor

La segunda pista fue One of Us y la letra le hizo sentir todo el peso de su desolación, aplastándolo, entendió que tal vez era el único que sufría así, quien traiciona siempre tiene menos oportunidades de encontrar una real redención, Kyuhyun pensó que tal vez Changmin ya sonreía en alguna otra parte, junto a Jonghyun

He pasado por todo, fuiste uno de esos grandes amores,  sentí que me robaban una gran oportunidad. Lo vi claro, todo me pareció tan fácil y entonces te gané la partida, uno de los dos tiene que irse, ahora es diferente y quiero que lo sepas.
Uno de los dos está llorando, uno de los dos está mintiendo, solo en su cama,  como una estrella en lo alto,  deseando que el otro esté en otra parte.
Uno de los dos está solo, uno de los dos solo está esperando una llamada. Lo siento por él, se siente estúpido, se siente insignificante, deseando que nunca le hubieran dejado.
Me vi sintiendo una atracción oculta, sentí que tú mantenías la distancia entre lo que sentías y lo que hacías. Como un niño, testarudo y confundido, así es como empecé a entender que,  uno de los dos tiene que irse, ahora he cambiado y quiero que lo sepas
Como una estrella en lo alto, deseando que el otro esté en otra parte. Uno de los dos está solo, uno de los dos está solo esperando una llamada

  • ¿Por qué? No tenía que pasar así… - se lamentó de nuevo, como cada día. Agobiado se puso de pie, antes que acabara la pista, se acercó a la consola y la tiró al suelo, el aparato aventó unas chispas antes de apagarse por completo. Subió a la segunda planta de prisa, agarró el sobre que le llevó Minho y lo abrió, sorprendiéndose del contenido, eran dos boletos de avión.

Mientras tanto en el pueblo, Changmin llegó hasta el árbol donde un día fue con Jonghyun, cerca del riachuelo, se sentó a la sombra de este y sacó el anillo de su pantalón, lo volvió a mirar, pensando si aún tenía alguna clase de significado. Miles de dudas llegaron a su mente ¿Por qué estaba triste? ¿Extrañaba a Kyuhyun? ¿Extrañarlo significaba seguirlo amando? ¿Quería verlo? ¿Besarlo? ¿Volver con él? O acaso solo extrañaba sentirse enamorado, engañado, soñar que la vida podía ser perfecta, que el amor perfecto existía, tal vez solo extrañaba la persona que era al lado de su ex, tal vez solo extrañaba sonreír todos los días y encontrar en cada acción el placer de vivir

Sonrió con amargura, la poco agua corriendo hacia abajo en la pequeña corriente hacía un poco de ruido, algunas piedras deslizándose. Changmin recordó el día que conoció a Kyuhyun, fue en un antro gay, había ido con Jonghyun después de la Universidad, un viernes en la noche, habían acordado buscar un par de chicos y pasarla bien, su amigo fue por un par de bebidas y tardó más de lo debido, mientras lo esperaba Kyuhyun se acercó, Changmin recordaba con claridad que cuando lo vio no le interesó en lo más mínimo, a él le gustaban altos, fuertes y varoniles, en lo posible, pero la forma en que él lo abordó le llamó la atención

Kyuhyun era alegre, bromista como él e insistente, Changmin recordó que aquella noche le sacó un beso y su número de teléfono, el cual no solía darlo a quienes conocía en los antros, porque solo eran chicos de una noche, chicos de unos besos y fin, pero Kyuhyun logró ganarse su interés, desde aquella noche se vieron un par de veces y poco a poco los sentimientos comenzaron a surgir, para cuando Kyuhyun le pidió ser su novio oficialmente él ya lo quería, durante la relación poco a poco se enamoró de él hasta convertirse en su todo, pero ahora ¿Qué era Kyuhyun para él? ¿El ex novio a quien seguía amando? O quizás solo un recuerdo más. Changmin sonrió con nostalgia y cerró los ojos, sintiendo el aire frío, el cual se sintió reconfortante.

El timbre de la casa sonó desesperado un par de veces antes que la puerta fuera abierta, la mamá de Changmin se había apresurado a abrir, creyendo que era una emergencia, pero no fue así, ante ella la figura deplorable de Kyuhyun se mostró, él la miró desesperado y ella no supo cómo reaccionar, no era la primera vez que él se presentaba así, pero hacía bastantes días que no iba, suspiró cansada

  • Cariño, no sé dónde está, ya te lo dije – dijo con voz compasiva antes que él hablara

  • Pero ha hablado con usted, lo sé – contestó él rápidamente – Por eso necesito que le diga algo, por favor, se lo suplico – imploró desesperadamente, ella se calló unos momentos, volvió a suspirar y asintió, en silencio, Kyuhyun sonrió con ánimo, se apresuró a sacar el sobre que Minho le llevó, lo abrió y extrajo uno de los boletos de avión, lo extendió hacia la mujer

  • ¿Y esto? – preguntó confundida

  • Él y yo… - se le quebró la voz, pero aguantándose tomó un poco de aire – Siempre soñamos con ir a Paris, juntos – sonrió – Hoy es nuestro quinto Aniversario y quiero que él sepa que lo amo más que a mi vida, que quiero que hagamos ese viaje. Por favor, dígale que tengo los boletos, el vuelo es en una semana, por favor, lo estaré esperando – suplicó vehemente, con el corazón palpitándole en la garganta, al punto de conmover a la mamá de Changmin

  • Kyuhyun cariño, lo lastimaste tanto – lo miró con compasión pese a que sabía lo que había hecho – Pero nunca me he metido en su vida amorosa, así que tan solo le daré tu recado, sin pros ni contras, ¿de acuerdo? – preguntó calmadamente, Kyuhyun asintió, serio

  • Muchísimas gracias, no sabe lo mucho que le agradezco – respondió emocionado

  • ¿Sabes que no significa que él acepte verdad?

  • Sí, pero aceptará, mi corazón me lo dice, nuestro amor es más grande, lo sé – dijo convencido, aunque la mamá no lo creyó así, no dijo nada, ella estaba convencida de que Changmin no se iría a ese viaje, pero no lo comentó

  • Creo que es mejor que ya te vayas – dijo tajantemente pero sin ser grosera, después de todo él era el hombre que traicionó a su hijo, aunque lo trataba bien y además no se metía en los asuntos de Changmin, no podía evitar sentir un poco de recelo. Kyuhyun asintió

  • Muchas gracias, muchas, muchas gracias – repitió con voz desesperada, dio unos pasos atrás y luego se alejó del todo

Atrás de la mamá de Changmin estaba la hermana menor de este, había escuchado todo y alcanzó a ver a Kyuhyun por encima del hombro de su mamá, cuando ella cerró la puerta se acercó y quitó sutilmente el boleto de avión de la mano de su mamá, lo miró

  • Pobre Kyuhyun – dijo mirando con lástima aquel boleto, luego a su mamá, ella miraba con extrañeza a su hija, pero no le dijo nada – Que mugroso y descuidado se veía

  • ¿Qué esperabas? – respondió haciendo un gesto – Su mamá me dijo que perdió el empleo, un día se presentó borracho, lo despidieron, era el Director General, ahora no se ocupa de nada, solo en beber – dijo también sintiendo lástima, pero no lo compadecía del todo, aunque no decía nada, pensaba que se lo tenía merecido

  • Mi hermano debería dejar de hacer berrinche – dijo de pronto, su mamá se sorprendió de que dijera algo así, la chica se dio cuenta y solo se encogió de hombros – Se acostó con otro ¿y qué? Está arrepentido, ¿no que Changmin lo amaba tanto? Debería perdonarlo, ellos hacían la pareja perfecta – explicó convencida

  • Son cosas de tu hermano, no puedes opinar – le espetó molesta – Además no fue solo una infidelidad insignificante, Minho era su amigo

  • Mi hermano huyó con Jonghyun y yo dudo que no se hayan hecho amantes ya – contestó con una sonrisa divertida – Y él también es amigo de Kyu ¿no? Changmin ya emparejó la balanza, ahora ambos deben perdonarse mutuamente, mi hermano también lo engañó – dijo convencida – Le fue infiel con Jonghyun

  • Pero que tonterías dices hija – respondió al fin mostrándose molesta – Tu hermana dijo que esa noche Changmin ni siquiera la buscó para decirle o pedirle que se fueran, eso quiere decir que estaba realmente lastimado, tanto que no pensó en nada más que en huir – explicó

  • Pues…

  • Además – interrumpió – Incluso si ahora Changmin y Jonghyun fueran amantes no es un engaño, la relación de Changmin y Kyuhyun acabó en automático cuando lo vio siéndole infiel, ¿Por qué no eres más sensible con tu hermano? – la regañó al fin, aunque no habría querido ponerse del lado de nadie era imposible, Changmin no solo era su hijo, sino que tenía toda la razón de haberse fugado – Ya, vamos hacer de cenar o me harás enojar – le dio un empujoncito en el hombro y ya no la dejó seguir hablando, ambas se retiraron a la cocina.

A orillas del cauce del riachuelo, a más de un kilómetro de distancia de donde se encontraba Changmin, sobre el verde pasto estaban Yunho y su novia, la chica acostada boca arriba y Yunho ligeramente sobre ella, se besaban, regalándose caricias, hasta que el teléfono celular de ella comenzó a sonar, Yunho se separó un poco, dirigiéndose a su cuello

  • No contestes – dijo con voz tenue y luego comenzó a besarla, partiendo del cuello, dirigiéndose a su oreja, besando detrás, ella sonrió, pero lo apartó poco a poco

  • Seguro es importante

  • Es tu día de descanso, odio a tu jefe – contestó enojado, pero se apartó, sentándose al lado de ella, Stephanie se incorporó y agarró su bolsa, extrajo su celular y respondió, Yunho arrancó un poco de pasto y lo arrojó en dirección al riachuelo, escuchando lo que su novia respondía, supuso que tendría que irse, así que suspiró resignado

  • Yunho… - dijo ella al colgar

  • Ya, te tienes que ir – interrumpió, un poco molesto, ella sonrió y se acercó a él, besándolo en la mejilla

  • Te veré por la noche ¿sí? – dijo con tranquilidad, Yunho volteó y asintió – Tú preparas la cena… y yo el desayuno – completó con voz coqueta, Yunho entendió al instante y sonrió ampliamente. Hasta el momento ellos dos no habían tenido relaciones y aquella sin duda era la confirmación de que ella quería estar con él

  • Claro – contestó, luego se acercó a ella y se besaron en la boca antes de ponerse de pie

  • ¿Te dejo en tu casa? – preguntó ella, colocándose el bolso en el hombro, él negó

  • Caminaré por aquí un poco – respondió – El día está agradable sin tanto sol

  • Está bien, entonces te veo en unas horas – dijo ella, se despidieron con otro beso y subió a su auto, marchándose enseguida, Yunho la despidió con la mano cuando se marchaba, luego suspiró desilusionado, había planeado pasar todo el día libre del trabajo de ella juntos, pero ahora no tenía nada que hacer, en la mañana ya había ido a sus tierras a supervisar un poco el trabajo de quienes trabajaban para él, así que ahora no sabía qué hacer, comenzó a caminar por la orilla del riachuelo, mientras pensaba.

Minutos después de caminar a lo lejos divisó la figura de alguien sentado bajo la sombra del frondoso árbol, aguzó la mirada y le pareció que era Changmin, pero no estuvo seguro hasta que caminó más, entonces lo distinguió del todo, Changmin estaba con los ojos cerrados, la espalda y la cabeza apoyada en el tronco del árbol. Yunho sonrió y se acercó a él, por la forma en que se movía su pecho se dio cuenta que estaba dormido, con cuidado se hincó frente a él y lo observó fijamente, un mechón de cabello le caía por la cara y él lo apartó

  • Parece un niño, se ve indefenso – dijo en voz baja, volvió a sonreír y se sentó cerca de él, por un lado – No sé qué haces solito aquí pero te haré compañía – determinó convencido, se colocó ambas manos en la nuca y se tiró al suelo de espalda, cerrando los ojos. La tranquilidad del ambiente lo relajó al punto de hacerlo dormir, el aire acompasado y el sonido del agua los arroparon en aquel instante mudo de agradable compañía.


NA. Hola, de nuevo yo, gracias por seguir esta historia, gracias también por opinar sobre ella, por sus apreciaciones y consejos, aunque no lo crean me sirven de mucho, ayudan a mi inspiración, espero me dejen sus comentarios de éste capítulo también. Como aclaración he de decir que si metí a Junsu en la historia fue solo para poder usar el hashtag de JYJ en Amor Yaoi, en realidad no tendrá un papel interesante, los demás no van a salir, perdón si alguien creyó que sí, tal vez los saque alguna vez en un fic, jeje. Por cierto, ¿cuándo creen que saldrá BoA? Hasta éste capítulo les he dado muchos guiños sobre ella en la historia, desde el primer capítulo jeje. Bien, es hora de despedirse, nos leemos en el próximo capítulo, que ya será el 6, ¡¡Qué rápido!! :)